Voces católicas y evangélicas a favor de la equidad de género en educación

La República

La República

PERÚ-

En el país, la propuesta del gobierno de incluir la equidad de género en los contenidos educativos, ha generado fuertes oposiciones de la cúpula de la iglesia Católica y de diversos sectores evangélicos. No obstante, en ambas confesiones se alzan voces de apoyo a la iniciativa.

Las/os directivos de los colegios Fe y Alegría (católicos) y líderes de la congregación luterana Cristo Rey son algunos de los grupos religiosos que defienden la propuesta de equidad de género promovida por el Ministerio de Educación. La “ideología de género” no existe, señalan al medio la República.

María Elena Romero, ‘Lala’ Romero, directora de Pedagogía del Movimiento de Educación Popular Fe y Alegría, se toma la cara con las manos. Desde el medio citado le preguntan si el nuevo Currículo Nacional de Educación Básica alienta la homosexualidad. Eso es lo que sostienen muchos miembros de la inmensa comunidad cristiana del país, tanto católicos como evangélicos: que el Currículo podría hacer que sus hijos e hijas se vuelvan homosexuales. O que quieran cambiarse de sexo. La respuesta de ‘Lala’ Romero es elocuente.

-¿Que se quieran cambiar de sexo? ¿Por el Currículo? Eso es imposible. Es imposible que la escuela influya en eso.

‘Lala’ es educadora de carrera y lleva más de 30 años formando profesores en Fe y Alegría. Pero, además, es una laica comprometida, miembro de la Institución Teresiana del Perú. Por su parte, Fe y Alegría es una institución fundada y dirigida por la Compañía de Jesús. Su director nacional es el sacerdote jesuita Jerónimo Olleros.

Romero dice que en su institución son conscientes de que en el país no hay igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. De que la mayoría de mujeres reciben menos salarios, y que creen que esa situación se puede empezar a cambiar desde la escuela.

No es fácil. Muchos directores, maestros y padres de familia tienen ideas prestablecidas sobre el rol que le corresponde a hombres y mujeres. Desde asuntos aparentemente fútiles como el de los colores –celeste para varoncito, rosado para mujercita– y el de los juguetes, hasta prejuicios como pensar que las chicas no son buenas en matemáticas o que es natural que ellas sean más ordenadas y ellos más irresponsables.

Posición luterana

Pablo Espinoza y Óscar Amat y León fueron hace años ambos –en distintos momentos– pastores de la Alianza Cristiana y Misionera, una de las iglesias evangélicas más importantes del país.

Lo segundo, que Amat y León participó en la redacción del nuevo Currículo Nacional en los años 2014 y 2015.

Espinoza y Amat y León dicen a La República que, a diferencia de lo que sostienen los voceros de #Conmishijosnotemetas, la educación sexual de los chicos no es un asunto que le compete solo a los padres de familia. El comportamiento sexual de los adolescentes tiene consecuencias en el ámbito público: embarazos no deseados, abortos clandestinos y muertes.

–No podemos dejar esto en manos de los padres. Si lo dejamos, ya sabemos dónde estamos. Los evangélicos son el 13% en el Perú y ese 13% no está aportando nada en la reducción de embarazos adolescentes, violencia infantil, etc.– dice Amat y León.

Deja un comentario