Un material digital on line presenta la constitución y tarea del CMI

cmi_creta

SUIZA

Ginebra

El Consejo Mundial de Iglesias (CMI) dio a conocer un material que está disponible en internet donde se explica quienes componen el CMI, cual es su misión, objetivos y donde se ubican las iglesias que lo forman, entre otros temas. El folleto, de 6 páginas, se denomina “Una peregrinación de justicia y paz”.

El CMI es una comunidad mundial de iglesias que expresan su fe común en Jesucristo y procuran responder a su vocación común para gloria del Dios único: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Fue creado oficialmente en 1948 por representantes de
147 iglesias reunidos en su 1ª Asamblea en Ámsterdam, Países
Bajos. La 10ª Asamblea, la más reciente, tuvo lugar en 2013
en Busan, República de Corea, y contó con la presencia de 345
iglesias miembros que representan a más de 550 millones de
personas en 120 países de todo el mundo.

La 10ª Asamblea del CMI invitó a las iglesias miembros a unirse
en una peregrinación común de justicia y paz como testimonio
de la presencia y el testimonio permanentes de la iglesia en el
mundo. Los delegados dijeron: “La unidad de la Iglesia, la unidad
de la comunidad humana y la unidad de toda la Creación están
vinculadas entre sí. Cristo, que nos hace uno, nos llama a vivir en
justicia y paz y nos impulsa a trabajar juntos por la justicia y por
la paz en el mundo de Dios”.

Junto con la peregrinación, el CMI ha desarrollado cinco
objetivos estratégicos que orientarán su labor programática hasta
la 11ª Asamblea:

• Fortalecer la comunidad
• Dar testimonio juntos
• Fomentar la espiritualidad, la reflexión y la formación
• Promover la confianza y la comprensión
• Una comunicación inspiradora e innovadora
Sus áreas programáticas incluyen:
• Unidad, misión y relaciones ecuménicas
• Testimonio público y diaconía
• Formación ecuménica

Toda la labor programática del CMI toma en consideración
las relaciones con las iglesias miembros y los asociados, la
participación de los jóvenes en el movimiento ecuménico, la
comunidad justa de hombres y mujeres, el diálogo interreligioso y la vida espiritual.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *