Honduras comparecerá ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU con un escenario agravado

Héctor Coalición

Conexihon
El Estado hondureño se enfrentará el 8 de mayo próximo ante el  Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en la segunda ronda del Examen Periódico Universal (EPU),  con escenario “agravado” en materia de derechos humanos.
“Desde el primer EPU en 2011, la situación de los derechos humanos  se ha agravado y la impunidad y la violencia gobiernan, controlan y amenazan a la sociedad”, denunció a través de un comunicado público este miércoles la Plataforma EPU Honduras, una alianza de 50 organizaciones de la sociedad civil con amplia trayectoria en la defensa, denuncia y promoción de los derechos humanos.
La presentación de Honduras ante EPU es una evaluación del estado de los derechos humanos al que son sometidos todos los países miembros de las Naciones Unidas. Este año nuestro país deberá  responder por las 129 recomendaciones hechas por los estados miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, mismas que van desde la reforma o derogación de leyes hasta creación o fortalecimiento de instituciones públicas.
En ese sentido, la Plataforma EPU Honduras, considera que el posible “Informe Sombra” o alternativo realizado por las organizaciones podría develará “que este período se ha caracterizado por una creciente militarización, la reducción de los espacios de participación de sociedad civil, la ausencia de diálogos reales y productivos, la falta de eficacia y efectividad de las instituciones estatales, la implementación de leyes y decretos que restringen derechos humanos; el control de las instituciones del sector justicia y seguridad por grupos de poder; mayor desprotección de sectores de la población históricamente vulnerabilizados”.
Deterioro de los derechos humanos
De acuerdo con el director del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos, CIPRODEH, Wilfredo Méndez, se busca en primer lugar “el cumplimiento de las recomendaciones anteriores y se establezcan otras que contribuyan a mejorar la garantía y protección de los derechos humanos”. No obstante, el deterioro de los derechos humanos “es visible sobre la situación que viven los periodistas y los campesinos, y los niveles de violencia que afectan al país”.
El Estado de Honduras fue sometido a su primer EPU el 4 de noviembre de 2010, en donde se le formularon 129 recomendaciones, de las cuales no rechazó ninguna. Asimismo, presentó en fecha 18 de marzo de 2013 un avance de medio término sobre el avance de cumplimiento de las recomendaciones formuladas.
Durante la visita en diciembre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) constató alarmantes niveles de violencia, que se ubican entre los más altos del mundo. Además de una de las tasas de homicidios per cápita más altas a nivel global, desapariciones forzadas, altos niveles de violencia de género y conflictos agrarios que también producen hechos de violencia, entre otros graves crímenes.
Permanente impunidad
De acuerdo con el documento presentado, esta situación de vulnerabilidad “tiene lugar en un contexto de gran impunidad, resultado de la debilidad institucional, la corrupción y la falta de   independencia del Poder Judicial, entre otros factores”.
“La impunidad, -indicaron-, caracteriza tanto a hechos de violencia como a una amplia gama de  violaciones a los derechos humanos, tal como la ocupación ilegal de  tierras de comunidades indígenas, rurales y afrodescendientes, la  violación de los derechos laborales, y actos de discriminación, entre otros”.  Para la abogada Tirza Lanza, “la falta de investigación y la impunidad en la que permanece la enorme mayoría de las violaciones a los derechos humanos, alimentan   una espiral creciente de violencia”.
“Creemos que definitivamente en estos cuatro años no ha habido avances reales que el Estado puede alegar como algunas reformas legales que ha hecho o por ejemplo, la baja porcentual en la tasa de homicidios; no hay una situación en la que sintamos que realmente está mejorando, como en la protección de los derechos humanos”, apuntó.
Según Guillermo López, el irrespeto de garantías afecta especialmente a los sectores más vulnerables como, las mujeres, campesinos, niños, jóvenes, periodistas y defensores de derechos humanos, entre otros.
“Honduras enfrenta un proceso de deterioro en materia de derechos humanos durante este periodo y la respuesta estatal a los diferentes problemas se reduce a medidas de tipo militar que no han producido avances reales y efectivos en la protección de los derechos humanos de la población. Asimismo, en el contexto del EPU no se ha implementado ningún procedimiento de amplia participación para darle un seguimiento objetivo a las recomendaciones recibidas”, detalló.
La deuda en derechos humanos es grande, dijo a Conexihon, la coordinadora del Centro de Derechos de Mujeres, Gilda Rivera, quien subrayó que el Gobierno hondureño “ha cumplido muy poco” las recomendaciones de la ONU sobre derechos humanos.
Además, expresó su preocupación por “los altos” niveles de violencia que afectan a Honduras, donde a diario mueren unas trece personas, y señaló que más del 95 % de los homicidios en el país quedan impunes.
Libertad de Expresión
Entre las recomendaciones aceptadas se encuentran la de mejorar la capacidad investigativa en el asesinato de periodistas, recordó el director Ejecutivo del Comité por la Libre Expresión (C-Libre), Héctor Becerra.
Durante el EPU, la mayoría de países participantes señalaron su preocupación por el número de periodistas asesinados y le hicieron un especial llamado al Estado para que ejerza medidas efectivas en la protección de los comunicadores y combata la impunidad, en especial, por las violaciones de derechos humanos ocurridas durante el golpe de estado.
También el Estado hondureño se comprometió a generar un debate en el Congreso nacional con la participación de la sociedad civil para modificar su legislación en telecomunicaciones “en concordancia con los acuerdos y estándares internacionales de derechos humanos” a fin de, entre otras cosas, reconocer a los medios comunitarios. A su vez se señaló el tema de acceso a la información como parte fundamental para ejercer y cumplir la libertad de expresión.
“Países de Europa y América del Sur han estado muy preocupados por el tema de las agresiones a periodistas, que incluye la libertad de opinión, de expresión y de prensa; esos tres elementos siguen siendo una amenaza en el país, inclusive la libertad de opinión, más allá de los periodistas es un aspecto muy difícil en el país tanto me parece que seguirá reiterándose esa preocupación por parte de el Estado que los temas de investigación sobre la muerte de periodistas siguen siendo muy pobres por lo que permanecen en un nivel de impunidad, al punto de que se desconoce si se debe a su quehacer como periodistas o lo agrava aún más”, comentó también el director de Ciprodeh, Wilfredo Méndez.
Aunque el EPU no representa una condena legal vinculante, el gobierno hondureño presta especial preocupación a este tipo de señalamientos éticos, pues muchos países cooperantes también imponen restricciones a financiamientos y estos condicionamientos en distinto nivel pueden derivar en el estancamiento o congelamiento de fondos para la ejecución de proyectos estatales.
El Consejo de Derechos Humanos de la ONU (Organización de las Naciones Unidas), integrado por 47 países miembros y con sede en Ginebra, Suiza. La Asamblea General de la ONU creó en 2006 el Consejo, lo dotó del mecanismo del EPU, con la misión de evaluar cada cuatro años la situación de los derechos humanos en los 192 estados del foro mundial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *