Inicia en el DEI Seminario “Violencias políticas en América Latina y defensa de derechos humanos”

Seminario de Construcción Colectiva “Violencias políticas en América Latina y defensa de derechos humanos” (DEI)

COSTA RICA-

Con la presencia de 10 participantes provenientes de distintos puntos de Latinoamérica se realizó en el DEI la apertura y bienvenida del Seminario de Construcción Colectiva “Violencias políticas en América Latina y defensa de derechos humanos” . Otras cuatro personas se integrarán durante la primera semana al grupo que está integrado por personas provenientes de de diez países: México, Guatemala, Honduras, Nicaragua; Cuba, Venezuela, Chile, Ecuador; Colombia y Costa Rica.

Las personas participantes se dedicarán, durante siete semanas, a sistematizar sus experiencias de lucha, así como a retroalimentar sus proyectos de incidencia o avanzar con sus proyectos de investigación desde un enfoque de reflexión crítica.

Nos acompañan personas que integran organizaciones como el Instituto de Filosofía de Cuba, Ecuménicas por el Derecho a Decidir, Asociación Costarricense de Derechos Humanos (ACODEHU), Fundación Pedagógica Nuestramérica; Red de Sanadoras Ancestrales (Feminismo Comunitario Territorial de Iximulew-Guatemala), Universidad de San Carlos Guatemala, Corporación Claretiana Norman Pérez Bello, Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador CONAIE; Colectivo Chak Chel, Corporación Biocolombia, Parroquia de los Misioneros Claretianos de Arizona (JPIC), Iniciativa Nacional de Defensoras Nicaragüenses y Catholic Relief Services (CRS) entre otras presentes.

Convivir en el DEI: un espacio para poner en práctica el debate teórico

El seminario es un espacio con condiciones particulares, pues la convivencia es continua entre los participantes durante casi dos meses. El grupo comparte un programa de trabajo durante todo el día (de 9 a. m. a 6:30 p. m. ), al que se van integrando distintas personas coordinadoras según cada módulo o temática abordada. Además de los abordajes teóricos, la convivencia abarca compartir los alimentos, el hospedaje, las áreas comunes de las instalaciones y los vínculos, donde se ponen en práctica la deconstrucción permanente, desde el respeto mutuo y los acuerdos que se toman colectivamente al inicio del seminario.

Desde la apertura se les recuerda a todas las personas participantes que el DEI “es un espacio libre de toda discriminación, racismo, sexismo y acoso”, como afirma Silvia Regina de Lima Silva, directora de la institución durante el primer día y bienvenida.

La primera semana del seminario se dedica a la presentación de los proyectos de cada participante, al establecimiento de acuerdos de convivencia entre el grupo y a ofrecer algunos elementos que motiven a producir conocimiento, desde un enfoque de epistemologías críticas.

Tras la presentación inicial Lorena Cabnal, feminista comunitaria maya-xinka, comparte con el grupo elementos que aporta el Feminismo Comunitario Territorial de Iximulew-Guatemala. Hace un recorrido por el patriarcado ancestral y su entronque con el patriarcado que llega al continente Abya Yala a través de la violencia durante la conquista y colonia. A través de la noción territorio cuerpo-tierra se asume el propio cuerpo como primer lugar de enunciación, y de sanación como una apuesta política.

Francisco Mejía, del Movimiento BioSalud y gestor de la huerta orgánica del DEI, acompaña una sesión de “Biosalud y Espiritualidad Integral”, siguiendo la propuesta de asumir la responsabilidad por la propia salud y sanar como una necesidad intrínseca a las luchas de las comunidades.

Alberto Álvarez Toirac, investigador del DEI y coordinador del Programa de Formación, cierra la primera semana compartiendo con el grupo el módulo “Elementos para una epistemología emancipatoria”. Con la intención de abrir a la reflexión crítica de todo el grupo, nociones y puntos de partida que les serán útiles luego para avanzar en sus proyectos.

Durante la apertura del seminario, se recordó a las personas fundadoras de la institución, precisamente en el salón que lleva el nombre de Hugo Assmann “quien huyendo de las dictaduras del Cono Sur se arraigó en Costa Rica y abrió la posibilidad de un proyecto que tenía una visión latinoamericana”, tal como comentó Alberto Álvarez, coordinador del Programa de Formación.

Hizo un repaso por el origen del DEI, que alcanza ya poco más de 40 años, y su vigencia en el actual contexto de ruptura de tejidos sociales en Latinoamérica. “Se creó inicialmente como un proyecto que tenía como objetivo aportar al pensamiento crítico a los movimientos sociales. El origen del DEI viene de los años 70, pero había una historia previa que se remonta a los tiempos de Allende en Chile. En esa época era mucho más natural la convergencia entre movimientos sociales y de Comunidades Eclesiales de Base, eran tiempos donde había más alianzas, donde la izquierda estaba conectada con procesos de renovación de la Iglesia latinoamericana, con la historia de la teología de la Liberación”, comentó.

“Desde el origen, la idea inicial del DEI era generar un espacio, por un lado, de producción y difusión del pensamiento crítico latinoamericano, pero también un espacio de articulación entre los distintos sectores de los movimientos sociales de la época. Y ese rol lo siguió cumpliendo durante los años 80. Fue muy receptivo por ejemplo a gente que llegaba de las guerras internas en Centroamérica y en los noventa también cumplió un rol muy interesante de resistencia desde el pensamiento crítico de matriz marxista. En ese contexto el DEI aportó desde la visión particular del pensamiento crítico en diálogo siempre con las teologías de la Liberación. Un tema central en aquellos tiempos era economía y teología, un tema liderado por el pensamiento de Franz Hinkelammert”.

El Seminario de Construcción Colectiva, como tal, llega a su séptima edición este año. Cuatro décadas atrás se realizaba el “Seminario de Investigadores Invitados” (SII) que posteriormente se convirtió en el “Seminario de Investigadores y Formadores” (SIF). Es tras una consulta realizada en 2012, que se cambia el nombre del seminario en concordancia con las intenciones metodológicas y las sugerencias recibidas de parte de talleristas.

Actualmente el seminario pone énfasis en el diálogo de la pluralidad de saberes que se juntan en el DEI y apuestas críticas que, como afirma Alberto, “ya no están ligadas a una sola matriz de pensamiento crítico, sino que convergen desde distintas posiciones.

El seminario, se convierte en el actual contexto Latinoamericano en un espacio seguro como pocos, donde se estimula la crítica, el debate, y el acuerpamiento entre luchas diversas: “El contexto actual es muy complicado: parece que empezamos a revivir capítulos muy dolorosos de la historia, retrocesos democráticos increíbles. Estamos en una situación extremadamente compleja como continente, que además está cobrando muchas vidas, hay una fuerte agresión contra todos los movimientos populares y defensores y defensoras de las luchas y causas de los pueblos.

Esa es la razón por la que estamos evocando este tema: “Violencias políticas en América Latina”, afirmó. Recalcó que es importante asumir con enfoque crítico los modos de nombrar y cuestionar también nociones como “derechos humanos” “América Latina”, territorio que habitamos y antiguamente fue nombrado Abya Yala por los pueblos originarios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *