Los efectos no esperados del COVID-19

ARGENTINA-

Mapa con datos satelitales que muestran la disminución de dióxido de nitrógeno (NO2) en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense durante los primeros días posteriores al Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, en comparación con días previos a la cuarentena dispuesta por el Gobierno nacional

Fernando Forgioni-

Estos días hemos estado bombardeados por la reciente pandemia del virus COVID-19. Sin duda alguna que la interrupción de esta nueva enfermedad nos marca cuan frágil es nuestra existencia y cuando interconectados estamos a nivel mundial y en todo caso nos muestra “que nada queda demasiado lejos”.

Si bien la pandemia ha dejado decenas de muertos, ha provocado un freno o al menos eso pareciera a nuestro modelo económico imperante.

La cuarentena ha llevado a inusitadas consecuencias, y es que, por estos días en la tele y las redes sociales, circulan videos de animales, volviendo y paseando por las ciudades, lugares que en otro momento de la historia pertenecieron a los mismos. Hemos podido ver el retorno de peces a las aguas de Venecia, y como las mismas se han una transformación debido a la ausencia del hombre.

Para quienes nos dedicamos a la Climatologia y otras ciencias nos ha sorprendido fuertemente la diminución de las emisiones de gases de efecto invernadero y de contaminantes atmosféricos. Quizá no sean indicadores de todo observables de no ser porque contamos con imágenes satelitales que nos muestran el paso del tiempo y las concentraciones de los mismos en las capas de la atmosfera más cercanas a la tierra.

Dentro de todos los rumores que circulan, también en este campo abundan las noticias falsas y amarillistas, hace unos días he escuchado que la temperatura de la tierra media había bajado 1,1 grados, que la capa de ozono se recuperaba por completo.

Si bien la tierra se esta tomando un respiro de nuestro desenfrenado ritmo de vida, estas cosas no suceden en unos días o un mes como mucho, pensemos que los gases de efecto invernadero tienen permanencias en la atmosfera que muchas veces son de hasta 200 años en algunos casos y mas en muchos otros, es imposible que el planeta tierra disminuya su temperatura en tan poco tiempo. Por otro lado, el agujero en la capa de ozono, ha sanado y continuara haciéndolo desde que se sanciono el protocolo de Montreal, el cual prohíbe el uso de componentes que dañan a la misma. La capa de ozono tiene variaciones a lo largo del año siendo un momento del mismo en el cual la misma experimenta un vacío provocando un “agujero” en la misma, de forma natural.

Para concluir, creo que, en medio de esta pandemia, lo que esta siendo demostrado es algo que los científicos advertimos hace mucho tiempo. Nuestro modo de vida deja consecuencias, y para quienes argumentan que no podemos cambiarlo, esta pandemia nos demuestra que la tierra todavía esta a tiempo de evitar la destrucción total. La tecnología para hacerlo está disponible, lo único que necesitamos es una adecuada decisión política en torno de lo mismo.

Siempre le repito a mis alumnos esta frase, debemos acostumbrarnos a exigir a nuestros gobernantes un ambiente sano, y acciones en pos de evitar la crisis climática.

El autor es  docente e investigador de la Universidad Nacional de Villa María, Córdoba. Actualmente trabaja en el equipo de especialistas del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), creado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Mapa con datos satelitales que muestran la carga de dióxido de nitrógeno (NO2) en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense antes del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, en comparación con días previos a la cuarentena dispuesta por el Gobierno nacional,

Imágenes: La CONAE elaboró mapas con datos satelitales que muestran la disminución de dióxido de nitrógeno (NO2) en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense durante los primeros días posteriores al Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, en comparación con días previos a la cuarentena dispuesta por el Gobierno nacional, para evitar la propagación del coronavirus. El NO2 es un contaminante atmosférico relacionado a la quema de combustible fósil, por ello se lo asocia al tránsito vehicular y algunas actividades industriales. Estas emisiones pueden afectar la salud del sistema respiratorio.
? ?
Los mapas generados por CONAE con datos del sensor TROPOMI del Satélite Sentinel-5P de la ESA, muestran en color marrón oscuro una mayor abundancia de NO2 en la zona de CABA y Conurbano bonaerense para las fechas previas, 13 y 16 de marzo, y una drástica disminución en las fechas posteriores, 20 y 23 de marzo. Los puntos marrones dispersos indican contaminantes transportados por el
viento y por las condiciones meteorológicas presentes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *