Pascua 2020: Más allá de todo temor y toda pandemia

ARGENTINA-

“Yo busqué al Señor y me respondió, me libró de todos mis miedos. Quienes lo miran, se llenan de luz y no se sonrojan sus rostros.” SALMOS 34:5-6 BTI

A veces, situaciones como las que estamos viviendo nos confrontan con el miedo a que algo nos invada, nos contagie o simplemente nos haga cambiar por completo nuestra rutina diaria. Ahí descubrimos que nuestras estructuras mentales y físicas (lo que hacemos y decimos a diario cual si todo fuese inconmovible) están poco preparadas para la incertidumbre de lo que sucederá.

Tiempo de Coronavirus, algo que hace poco tiempo atrás solo podíamos imaginarnos en una película de ciencia ficción sentados en nuestros hogares, hoy resulta una realidad abrumadora para muchas personas, por el encierro en su hogar solamente, porque las situaciones de vulnerabilidad extrema para gran parte de la región (con mujeres precarizadas, grupos LGBTIQ+ y niñas, niños y adolescentes en situación de riesgo) se ponen en fuerte evidencia.

Esta pascua de 2020 será recordada seguramente no solo por el hecho de la pandemia en sí, sino porque la fe necesita también ser revivida en nuestro corazón, mente y alma (parafraseando al texto bíblico) de un modo distinto, más cercano, más íntimo y fuertemente enlazada con lo cotidiano que nos sobrepasa por momentos. Así, el miedo en el texto bíblico se contrapone al amor tal como lo expresa el anciano Juan en una de sus cartas. Es ese miedo el que da la entrada a nuestros rencores, odios y peores sentimientos que afloran como si, el salvarse a uno mismo o de forma individual, fuese una clave única para sobrellevar este tiempo. Esta es una disputa que hay que dar desde lo comunicacional insistiendo una y otra vez, al decir de la WACC, que la “comunicación es para todas y todos”

Lo cotidiano y comunicacional ilumina fuertemente nuestro pensamiento, sino, tomen en cuenta una fotografía maravillosa del fotógrafo argentino Alejandro Amdám (de la Agencia Télam) tomada el pasado 29 de marzo en las calles del Barrio porteño de San Telmo, “la vacuna somos todos”, porque es en el pueblo de Dios, que el amor se encarna, se comunica y de la palabra dicha que se hace gesto compartido, se genera una realidad distinta donde, ni siquiera la muerte, vence al final de la historia.

Pastor Leonardo D. Felix

Director ALC Noticias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *