Una nueva federación evangélica surge en el país

PERU-

Por Juan Fonseca-

Hace unas horas se divulgó este comunicado en el que se anuncia la formación de una federación evangélica además de CONEP y UNICEP. Se autodenomina la Federación Evangélica del Perú (FEP) y está conformada, hasta ahora, por las Asambleas de Dios del Perú (AADD), la Alianza Cristiana y Misionera, el Movimiento Misionero Mundial, la Iglesia Evangélica Pentecostal del Perú y la Iglesia Evangélica Peruana. Sin duda, los mayores cuerpos eclesiales del protestantismo evangélico en el Perú. Las tres primeras no pertenecían a CONEP ni UNICEP y hace tiempo estaban tanteando la formación de una nueva federación evangélica. Pero las dos últimas hasta ahora han sido parte de CONEP. Este anuncio, asumimos, implicará su abandono de la más antigua federación evangélica del Perú.

Esta dramática movida no ha sido súbita. Ha estado siendo preparada desde hace varios meses, básicamente impulsada por el progresivo copamiento de las jerarquías de las grandes denominaciones evangélicas por parte de líderes fundamentalistas. El caso más notorio es el de las AADD, la mayor denominación pentecostal del país, y que durante décadas fue unas de las columnas de CONEP. Aunque su liderazgo siempre fue conservador, mantuvo usualmente una postura equilibrada e institucional en relación al trabajo intereclesial. Eso cambió desde que la jerarquía asambleísta se lanzó de lleno a la cruzada fundamentalista motivada por las huestes de Con mis hijos no te metas y compañía. La elección de Carlos Jara, un acérrimo fundamentalista, como Superintendente Nacional precipitó la deriva de la denominación hacia el ultraconservadurismo más radical y a la instrumentalización política de la iglesia. Lo mismo ocurrió en los últimos años en la IEP, otra histórica denominación evangélica que mantuvo una postura institucional durante décadas. Ambas fueron fundadoras de CONEP en 1940. Ahora han decidido darle un golpe casi mortal. Porque hay que reconocer que luego de esta movida, el CONEP ha quedado en una especie de UCI institucional. No se descarta que otras denominaciones con liderazgos conservadores preparen su migración hacia la flamante nueva federación.

Este anuncio va a traer una serie de consecuencias, además del debilitamiento de CONEP. Por un lado, la fragmentación del mundo evangélico, de por sí ya dividido, lo que puede complicar el trabajo del Estado sus integrantes, en particular en este tiempo de crisis. Por otro, el fortalecimiento de UNICEP, que ahora parece ser la federación mejor parada en el campo evangélico, pues ha mantenido una postura moderada en los debates políticos que han destruido la unidad de CONEP y ha sabido ganar un espacio de representación institucional ante el Estado.

Pero la consecuencia más grave será el empoderamiento de lo peor del discurso fundamentalista al interior de las grandes iglesias evangélicas. Es evidente que detrás de la formación de la FEP está la mano de los políticos fundamentalistas que han destruido no solo la institucionalidad evangélica, sino principalmente su capital ético, su respetabilidad moral. Su testimonio, dirían los hermanos evangélicos de a pie. Los Rosas y compañía han logrado construir una federación que estará ciertamente al servicio de su proyecto político, que es nefasto para el país y para las iglesias. Y una muestra de ello es la irresponsabilidad fanática con la que salen a la luz. En medio de una pandemia y anunciando unilateralmente que abrirán sus templos, cuando aún no se ha anunciado definitivamente el fin de la cuarentena. En la línea negacionista y subversiva de CMHNTM deslizan un desafío a las medidas de aislamiento establecidas por el Gobierno. A lo Bolsonaro, retuercen el argumento del “libre ejercicio de la fe cristiana” para construir la torpe narrativa de persecución que los fundamentalismos de todo el continente están usando para debilitar la lucha contra la pandemia. En todo caso, el estilo y el momento de este anuncio refleja exactamente la crisis moral del liderazgo de estas denominaciones evangélicas. Penoso desenlace para su rica historia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *