Grupo de riesgo más allá del grupo de riesgo: Brasil, vulnerabilidades sociales y COVID-19

BRASIL-

Angélica Tostes, Bob Luiz Botelho, Danilo Amaral, Natália Blanco, Tairine Ferreira Pimentel- Movimiento Estudiantil Cristiano de Brasil FUMEC ALC-

En un país donde la desigualdad social es el sello distintivo de la corrupción, el acceso al saneamiento básico y al agua potable sigue siendo un privilegio. La vulnerabilidad de las periferias se entrelaza con
la falta de estos servicios por parte del Estado y por las intersecciones de clase, género, sexualidad y raza. Esta exclusión obligatoria de los derechos de vivienda y saneamiento hace que la pandemia en el territorio brasileño sea aún más preocupante. Según el SNIS – Sistema Nacional de Informação sobre Saneamento (Sistema Nacional de Información sobre Saneamiento) [1], más de 30 millones de brasileños no tienen acceso a saneamiento básico.

Además de los llamados “grupos de riesgo” por las autoridades sanitarias mundiales, otros marcadores sociales dificultan el acceso a la salud y otros servicios: residentes de comunidades periféricas, personas sin hogar, población LGBTQI +, madres solteras, trabajadoras sexuales, migrantes y refugiados, pueblos y comunidades tradicionales como campesinos, indígenas y Quilombolas.

Coronavirus: coyuntura brasileña

Pensar en las implicaciones de COVID-19 [2] en Brasil es reflexionar sobre los temas de salud y territorio y cómo se relacionan estas interfaces. Adoptaremos el concepto de territorio en su totalidad y complejidad, que comprende dimensiones físicas, biológicas, sociales, políticas, económicas y
otras variables resultantes. La principal preocupación territorial en un país de dimensiones continentales es que ningún estudio epidemiológico es capaz de calcular de manera confiable el comportamiento del virus en las periferias del país [3], debido a condiciones ambientales específicas.

La curva de infección en Brasil crece cada vez más rápido y la mayoría de los resultados de las personas que ya están en tratamiento se confirman solo ahora debido a la escasez de pruebas, lo que hace que nuestra inferencia de datos sea muy incipiente.

En Brasil, existe el SUS, el Sistema Único de Salud, que garantiza el derecho constitucional a la salud y su modelo de gestión se centra en el territorio local. Sin embargo, el tema tiende a colapsar debido a la falta de preparación del gobierno de Bolsonaro, que insiste en minimizar los riesgos de la pandemia a favor de una economía con fines de lucro. Cuando insiste en el discurso de que COVID-19 no es más que una “Gripezinha” como “pequeña gripe”; que la práctica del aislamiento horizontal es exagerada (ignorando las experiencias de países como China y Corea del Sur); que solo los ancianos están en riesgo, entre otras declaraciones que legitiman un gobierno necro-político, como señala el filósofo camerunés Achille Mbembe [4], en el que algunas vidas valen menos que otras, con cuerpos marginados y asesinables que pueden descartarse.

Los discursos, actitudes y pensamientos que representa Bolsonaro son validados y alimentados por sectores ultraconservadores de la economía, la política y las religiones (principalmente cristianos). En el contexto de una cuarentena global, que nos hace repensar el modelo de sociedad construido, los líderes religiosos destilan sus proyectos neoliberales en medio del dolor y las ansiedades sobre el futuro.

Construyendo nuevos horizontes ecuménicos
La pregunta que nos toca como jóvenes ecuménicos en esta reflexión es: ¿quién se beneficia de este discurso en un contexto en el que una pandemia llega a nuestra gente tan diversa y con realidades tan contradictorias?
Podemos pensar en algunas respuestas de la relación entre el capitalismo y el cristianismo en Occidente. La construcción del modelo civilizador actual en América Latina se debe a las relaciones de poder impuestas por el colonialismo, a través de un cristianismo inmerso en el fundamentalismo y el mesianismo de la conquista imperial. Walter Benjamin ya ha anunciado
la relación parasitaria del capitalismo y el cristianismo: uno necesita que el otro exista. Es el neoliberalismo el que entra, captura y está en contra de todas las formas de vida en nombre de la ganancia.

En contra de estos discursos, muchos movimientos religiosos progresistas, incluidas las comunidades locales, han mantenido un esfuerzo común en la difusión de información sobre la prevención de COVID 19.

Se han llevado a cabo varias campañas en las redes sociales para que las personas no rompan el aislamiento y ejerzan fe dentro de casa. Uno de los hashtags destacados fue #FéNãoImuniza (#FeNoImuniza), inspirado en el discurso del pastor bautista Ed René Kivitz durante el servicio transmitido por la Iglesia Bautista de Água Branca.

Esta campaña fue coordinada por las feministas evangélicas Camila Mantovani y Rachel Daniel, y trajo información importante para conciliar la fe y la prevención.
Otra campaña importante tuvo lugar el 5 de abril, oponiéndose al ayuno convocado por Bolsonaro, la Usina de Valores y el Instituto Vladimir Herzog propusieron el #OJejumQueEscolhi (#ElAyunoQueYoEscogí), que se refiere al texto de Isaías 58, y alentaron a los cristianos de diferentes denominaciones, para manifestar su fe y lucha basada en la justicia y la igualdad.

Además de las acciones del mundo virtual, las iglesias y los movimientos han promovido la recaudación de fondos y artículos para las poblaciones en situaciones de vulnerabilidad, poniendo sus templos a disposición de los ayuntamientos y los gobiernos para usarlos como centros de sangre y centros de donación. Los líderes laicos y ordenados se ponen en oración y servicio pastoral incluso desde la distancia.
Las voces disonantes, y las que son proféticas, siguen el llamado a promover la justicia, como hermanas y hermanos que viven en la misma Casa Común.

Nota de autor: Este artículo fue escrito el 13 de abril del 2020, fecha en la que la cifra oficial de muertes por COVID-19 era de 1,328. La cifra actual es de 17.509 muertes en Brasil por COVID-19 (20 de mayo del 2020).

Referencias bibliográficas:
[1] SNIS (2020). Diagnóstico dos servicios de agua e
esgotos- 2018 http://www.snis.gov.br/diagnostico-anual-agua-e-esgotos/diagnostico-dos-servicos-de-agua-e-esgotos-2018 Última
actualización: 16 de Marzo
[2] EL PAIS (2020). Últimas notícias sobre o coronavírus: Nelson Teich pede demissão do Ministério da
Saúde https://brasil.elpais.com/brasil/2020-04-04/ultimas-noticias-sobre-o-coronavirus-no-brasil-e-no-mundo.html
[3] EL PAIS (2020). Coronavírus chega às favelas brasileiras com impacto mais incerto que nas grandes cidades
https://brasil.elpais.com/sociedade/2020-04-05/coronavirus-chega-as-favelas-brasileiras-com-impacto-mais-incert
o-que-nas-grandes-cidades.html
[4] MBEMBE, Achille. Necropolítica. Arte&Ensaios:
Revista do ppga/eba/UFRJ. n,32. Dezembo 2016
[5] BENJAMIN, Walter. O capitalismo como religião.
Boitempo Editorial, 2015.

Publicado en “La crisis más allá de la crisis: desigualdades, violencia y derechos humanos en tiempos del COVID-19”, de FUMEC– Mayo 2020

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *