Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?

CUBA-

Reinerio Arce-Valentín-

Estas fueron las palabras de Jesús cuando “sintió” la ausencia de Dios Padre en aquel momento de dolor en la cruz como es la de muchos en estos momentos de crisis producto de la pandemia que asecha a toda la humanidad.

En medio de esta realidad, otros se preguntan reiteradamente: ¿Dónde está Dios? Algunos van más allá, casi cuestionado a Dios: ¿Por qué Dios permite este mal? De la misma manera otros afirman que lo que estamos experimentando en el mundo es un castigo divino por nuestra incredulidad y pecados.

Tanto preguntas como afirmaciones son el resultado de una enorme incertidumbre, del temor que nos provoca el hecho de que nunca, en nuestros tiempos, ha habido una pandemia como esta en donde millones de personas alrededor del mundo han enfermado y, sobre todo, porque miles han muerto y han dejado una estela de dolor entre sus familiares y seres queridos. Además, nuestra vida, nuestros hábitos, nuestras relaciones, se han trastocado. No poder besarnos, abrazarnos, compartir con familiares y amistades han comenzado a formar parte de esta nueva realidad, entre otras muchas cosas.

Las preguntas que nos hacemos en medio de esta realidad de incertidumbre y sufrimiento son existenciales. Son preguntas que siempre afloran en aquellas circunstancias de la vida en las que nos sentimos desamparados. Hasta el mismo Jesús, Hijo de Dios, sintió esa desolación en la cruz y en un momento de inmenso dolor, no sólo físico sino existencial, clamó diciendo: “Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”.

Esa pregunta que nos hacemos acerca de Dios en situaciones dolorosas, ciertamente no es nueva. Gottfrid Leibniz, escribió un libro en 1710 que tituló Ensayo de Teodicea. Acerca de la bondad de Dios, la libertad del hombre y el origen del mal. Leibniz trataba de explicar la existencia de un Dios amoroso y todopoderoso, frente a la realidad del mal.

Él, de cierta manera, intentaba defender a Dios y justificarlo por permitir el mal. Sin embargo, en 1755, después de publicado en libro, hubo un gran terremoto en Lisboa, seguido de un tsunami, en los que fallecieron entre 64 y 100 mil personas y fue prácticamente destruida esa ciudad junto con muchas otras de la península ibérica. Esta tragedia puso en cuestionamiento las afirmaciones de Leibniz y, para muchos, la responsabilidad de Dios frente al mal volvió a levantarse como una pregunta válida.

Así, el filosofo francés Voltaire, intentando contradecir a Leibniz, escribió la novela satírica Cándido en la que a través de su trama cuestiona las afirmaciones del teólogo y matemático alemán. La Teodicea se fue desmontando del pensamiento de muchos pensadores de la época los que en gran número llegaron a la conclusión de que Dios no puede intervenir en la aparición del mal.

Por otro lado, la idea de que lo que la humanidad está viviendo hoy es un castigo divino por la incredulidad del mundo, viene de los textos apocalípticos de la Biblia. Fundamentalmente el libro de Daniel, en el Antiguo Testamento, y el Apocalipsis de Juan en el Nuevo Testamento. De la misma forma hay textos en los Sinópticos que utilizan un lenguaje similar, a saber, Marcos capítulo 13, Mateo capítulo 24 y Lucas capítulo 21.

Para una comprensión apropiada de estos textos habría que tener en cuenta dos aspectos. El primero, el simbolismo presente en los mismos, de manera que no se pueden entender a través de una lectura literal sino por el conocimiento de la simbología utilizada de acuerdo con la época de su redacción, la tradición que los conformó y la intencionalidad del autor. En segundo lugar, habría que entender que el gran propósito de este tipo de literatura está en compartir de manera simbólica un mensaje acerca de la grandeza y el poder de Dios frente al que debemos respeto y humildad.

Si pensásemos que la intención del Dios creador fuese esa, estaríamos negando lo que Jesucristo quiso enseñarnos acerca de Dios como padre amoroso, la definición bíblica de Dios como Amor. Si Dios es amor, ¿cómo va a castigar y traer sufrimiento y muerte a millones de seres humanos? Si Dios es un Dios que justifica, como afirma el Apóstol Pablo, y al mismo tiempo perdona, ¿cómo va a actuar de manera agresiva fomentando dolor y muerte? Si Dios es el manantial de Vida, ¿cómo va a quitarla? Dios no es eso. El Dios Padre de Jesucristo y padre nuestro es un Dios de amor, de justicia y de vida.

Sin embargo, tanto la existencia del mal como realidad en el mundo y la acción de Dios en él, continúa siendo un misterio. Ese Dios en todo y al mismo tiempo todo en Él, permanece como misterio. Sólo nos queda pedir, confiar y actuar consecuentemente, es decir, obrar de manera que podamos poner en práctica la vida que emana del amor que nos ofrece Dios como don.

¿Qué decir entonces desde nuestra comprensión limitada de Dios? Ante todo, sería absurdo que Dios actuase en contra de sí mismo y de la perfección de su propia Creación, donde también habita. Su Creación constituye su Shechina, es decir, su morada. Toda la Creación se mantiene y trascurre a través de un equilibrio perfecto, sólo alterado por la acciones de los seres humanos contra ella. Estamos sufriendo las consecuencias de nuestras acciones irresponsables hacia la Naturaleza. La explotación irracional de los recursos naturales que incluye, por supuesto, al mundo animal, es algo que se acrecienta cada día, a pesar del llamado de muchos científicos alrededor del mundo. La “Confesión de Accra” que forma parte del Libro de Confesiones de la Iglesia Presbiteriana Reformada en Cuba, describe esta problemática claramente:

5. Hemos escuchado que la creación sigue gimiendo, en cautiverio, esperando su liberación (Ro 8:22). El clamor de las personas que sufren y las heridas de la creación misma no se están cuestionando. Observamos una convergencia drástica entre el sufrimiento de las personas y el daño hecho al resto de la creación.

6. Los signos de los tiempos se han vuelto más alarmantes y hemos de interpretarlos. Las causas subyacentes de los tremendos peligros para la vida son, sobretodo, producto de un sistema económico injusto defendido y protegido mediante la fuerza política y militar. Los sistemas económicos constituyen una cuestión de vida o muerte.

Así, estamos sufriendo las consecuencias de paradigmas de desarrollo irracionales, que explotan y depredan los recursos que la Naturaleza nos regala. Nos creemos erróneamente que somos el centro de la Creación, y asumimos nuestra “mayordomía” como saqueo sin límites. Equivocadamente asumimos que somos dueños absolutos de la Creación. Y así de pronto, una pandemia nos recuerda que no somos los amos, que somos una parte de la misma y que somos tan o más vulnerables que el resto de ella, al punto de correr el riesgo de extinguirnos de la misma manera que se han extinguido otras especies.

Por el contrario, por mandato divino, somos mayordomos de la Naturaleza y no sus dueños. Paradójicamente, cuando nos referimos a las narraciones de la Creación en Génesis, capítulos 1 y 2, pensamos que la obra de la creación de Dios culminó con el ser humano, el sexto día. Sin embargo, no fue así. La narrativa de la Creación termina el séptimo día cuando Dios vio todo lo que había hecho y lo bendijo. Nos olvidamos que somos parte de ese todo y que nos fue dada la responsabilidad de cuidarlo en nombre de Dios. Nos hemos olvidado de tal responsabilidad. Hemos destruido y roto ese equilibrio perfecto que Dios creó. Estamos sufriendo las consecuencias de nuestro actuar, contrario a la intención de Dios. Hasta que no tomemos conciencia del daño que le estamos infringiendo a la Naturaleza y rectifiquemos nuestro actuar sobre ella, seguiremos sufriendo las consecuencias de nuestra irresponsabilidad.

Por otro lado, si partimos de la idea de que la Creación constituye la casa de Dios y que por lo tanto Él habita en todo, y todo habita en Él, incluyendo los seres humanos, entonces tenemos que entender que Dios está presente siempre. En medio del sufrimiento causado por la misma Naturaleza o causado por las acciones de los seres humanos contra ella o causado por los seres humanos unos contra otros, Dios está ahí.

Dios se mantiene a nuestro lado, compartiendo junto a nosotros el sufrimiento y acompañando todas las acciones que emprendamos o emprendan otras personas a favor de la Vida. Dios sufre en nuestros sufrimientos pero también celebra nuestras alegrías. Está a nuestro lado, compartiendo, sosteniéndonos y guiándonos.

Es imposible comprender la existencia del mal pero es posible actuar con la fuerza que Dios nos da y con su presencia que nos sostiene, trabajando para apalear las consecuencias del mal y obrar para bien. No podemos explicar por qué existe el mal pero sí podemos actuar por el bien, porque a la larga el mal es la ausencia del bien. Por lo tanto, nuestra obligación es trabajar por el bien, que significa trabajar por la promoción y la defensa de la vida, de la justicia a través de la práctica del amor, porque Dios es amor.

Si preguntásemos dónde está Dios ahora, yo afirmaría que está allí donde el personal de la salud, obrando con ellos para atender a los que padecen por esta enfermedad y por otras. Está en los científicos, ayudando a encontrar la vacuna necesaria y a mejorar los tratamientos a las víctimas de esta pandemia. Dios está en los que ayudan, en medio de la pandemia, a las personas de la tercera edad, a las personas con discapacidad y a las personas que no tienen recursos. Dios está en los que han perdido sus seres queridos sosteniéndolos y en los que los acompañan en estos momentos de dolor. En fin, Dios están donde quiera que se hace el bien y se lucha por la vida.

No nos podemos quedar con el grito desesperado de la Cruz, “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? Porque en el versículo 24 de ese mismo salmo 22 que Jesús repite, se encuentra también la afirmación del salmista: “porque no menospreció ni abominó la aflicción del afligido, ni de él escondió su rostro; sino que cuando clamó a él lo oyó”.

No podemos explicar el mal, pero con la presencia, la ayuda y el acompañamiento de Dios, que está entre nosotros, podemos trabajar por el bien, que es trabajar por la vida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *