Juventudes ecuménicas del MEC rechazan las expresiones que intentan tergiversar el mensaje cristiano de amor y de inclusión

CUBA-

Son muchas las expresiones de odio, fobia, intolerancia y discriminación que por diversas razones tienen cabida en nuestro mundo. El racismo, la homofobia, la violencia contra las mujeres, niños y niñas, son algunas de las más frecuentes y que desafortunadamente se naturalizan e invisibilizan cotidianamente. Las juventudes ecuménicas del Movimiento Estudiantil Cristiano de Cuba (MEC-C) rechazan estas y todas las expresiones que intentan tergiversar el mensaje cristiano de amor y de inclusión para todos los seres humanos.

Un hecho que ha generado indignación y movilización a escala nacional e internacional ha sido el asesinato en los Estados Unidos de George Floyd, un afro-americano asfixiado por un policía blanco mientras lo detenía en la calle a plena luz del día. George es uno más de tantos hombres y mujeres que son negados de sus derechos, violentados, y asesinados por el color de su piel.

Por estos días, otro evento que ha causado polémica en las redes sociales ha sido el mensaje compartido por la rapera cubana Danay Suárez en su fame page en Facebook en el cual la joven cantante compara la MAP (personas que se sienten atraídas sexualmente por niños) con los colectivos LGTBIQ+. Tampoco esta es una simple acción aislada de un individuo, sino que se convierte en parte de la sistemática campaña anti-dignidad hacia lo diverso que además pretende usar la fe en Dios como juicio de condenación, en este caso colocando a ambos grupos, MAP y LGBTIQ+, en una misma categoría moral. ¿Cómo es posible asociar la pedofilia con la identidad de género? se preguntan desde la juventud de MEC.

Consideran que hechos mediáticos y virales como estos son producto del imperio del odio y la exclusión y que desafortunadamente se naturalizan e invisibilizan cotidianamente. “Las juventudes ecuménicas del Movimiento Estudiantil Cristiano de Cuba (MEC-C) rechazamos estas y todas las expresiones que intentan tergiversar el mensaje cristiano de amor y de inclusión para todos los seres humanos. Las narrativas extremistas y alienantes que pretenden ilustrar ´la verdad de Dios´con discursos que generan discriminación no pueden ser una voz única desde los grupos de personas de fe.”

“Lamentamos que en tiempos de pandemia, la esperanza de un cambio de paradigma hacia una humanidad reconciliada, inclusiva, equitativa sea todavía un sueño por el cual tenemos que continuar trabajando desde la formación en valores y saberes de diversas disciplinas psico-sociales, la práctica del respeto y el amor inclusivo”, dicen los y las jóvenes de Cuba.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *