Dándole sabor a la vida en tiempos difíciles

CUBA-

Por Ofelia Miriam Ortega

Texto bíblico: Mateo 5: 13-20

Las palabras del texto del evangelio de Mateo5:13-20 son dirigidas a cada uno de nosotras y nosotros: USTEDES SON LA SAL DE ESTE MUNDO Y USTEDES SON LA LUZ DE ESTE MUNDO.

Es extraordinario  saber cómo la literatura y la filosofía han incluido la sal en su poesía y reflexiones:  El poeta Pablo  Neruda escribió una ODA A LA SAL , y la llamó Polvo del mar, que nos enseña no solamente su doméstica blancura,  sino el sabor central del infinito. Homero la llamó “la sal divina “y Platón – ”una sustancia querida por los dioses”.

La sal es un milagro para sazonar, es la especie de la vida. Imagínense un mundo sin sal. El mundo necesita 40 millones de toneladas de sal cada año para abastecer las necesidades de la población.

La sal tiene múltiples propósitos: es capaz de muchas cosas, simbólicamente, metafóricamente, y en la actualidad es un sazonador, un persevante, un desinfectante, una unidad de intercambio, un componente de ofrendas ceremoniales y mucho más.

En el Antiguo Testamento el uso de la sal es simbólico, ofrendas de granos, aves y animales que al sacrificarlas tenían que ser saladas para ofrendarlas al Señor. Metafóricamente, la sal significa permanencia, lealtad, durabilidad, fidelidad.

Compartir la sal con otras y otros ha sido desde la antigüedad un gesto de paz y buena voluntad. En Rusia, se les ofrece pan con sal a los visitantes para darles la bienvenida.

En el Nuevo Testamento, Jesús usa la sal común para ilustrar su mensaje. Él reconoce que la sal es buena, pero si la sal pierde su sabor, su salinidad, pierde su valor. La sal contaminada solo servía para enarenar caminos.

¿En qué consiste ese sabor de la sal que proponemos para la vida? Escuchemos el evangelio de Marcos 9: 50:” La sal es buena, pero si deja de ser salada, cómo podrán ustedes hacerla útil otra vez? Tengan sal en ustedes y vivan en paz los unos con los otros”. Así que vivir en paz los unos con los otros es parte de la sal que podemos internalizar en nuestras vidas- la paz es necesaria, perdemos el sabor de la sal cuando hay luchas entre nosotras y nosotros, o también entre las naciones.

La sal es también un símbolo de la sabiduría y del conocimiento- “Sean tus palabras sazonadas con sal”– El hablar, la comunicación debe estar siempre llena de ternura, de amor, así que cada palabra que hablamos debe tener ese sabor para la vida.

El apóstol Pablo también usa la sal en Colosenses 4:5: “su conversación debe ser siempre agradable y de buen gusto” como ejemplo para responder a cada persona, siempre con gracia, siempre con sal.  Hay que tener conversaciones de buen gusto. Una frase muy común de un predicador amigo es, “hay que ser cristianos saladitos”.

Esta parábola de la sal es muy importante para la vida cristiana hoy.  Veamos cómo en la época de Jesús, la sal se asociaba con tres cualidades especiales que quiero enfatizar en esta reflexión:

1-La sal se relacionaba con la idea de pureza, la chispeante blancura hacía que la asociación con la pureza fuera fácil. Los judíos ofrecían sus sacrificios con un poco de sal. La sal como símbolo del pacto, de la amistad. Para que las cristianas y cristianos sean sal deben ser puros. ¿Qué significa esto? Vivimos en un mundo y en una sociedad con crisis de valores: la honradez, transparencia, confianza, gratitud, generosidad y la misericordia se van perdiendo.

2- En segundo lugar la sal se usa para preservar, para conservar, tiene funciones antisépticas, purificadoras.  Sanar, curar, la sanidad es algunas de las funciones más importantes en una congregación. Recuerdan ustedes los problemas en la Iglesia de Corinto, no podían avanzar si no usaban la capacidad sanadora del evangelio para evitar las divisiones y los problemas internos.

3 -La tercera cualidad y la más evidente y principal de la sal es que DA SABOR. Escondida en el mar o en el salero no sirve. El cristianismo es a la vida, lo que la sal a la comida! SAZONA LA VIDA!  Sí, que TENGA SABOR LA VIDA. Lo triste es que tantos cristianos hayan asociado la fe en Cristo con todo aquello que quita el gusto por la vida. El Evangelio es buena noticia. Necesitamos descubrir el brillo y la alegría perdida de la fe cristiana.

La vida cristiana deberá ser algo sabroso, gozoso, esperanzador. Dondequiera que estemos los cristianos debemos ser la sal de la tierra, defensores del gozo, defensores de la alegría. Recordemos hoy al Maestro Castellanos que cantó y danzó hasta el último momento de su existencia, hasta los 97 años de edad.

Las iglesias y centros cristianos han ofrecido “el agua potable ” (la que llamamos “agua de vida”) en más de 50 lugares de la Isla. El Seminario Evangélico de Teología en Matanzas ofrece cada día a las familias del barrio los productos vegetales de su organopónico. Además, tenemos que reconocer la participación de líderes de las iglesias y centros ecuménicos como médicos, enfermeras, técnicos, estudiantes y responsables de la limpieza y el orden de hospitales y centros de acogida. Y también como parte del personal científico. Ellas y ellos como parte integrante de nuestro pueblo cubano son la sal que da sabor a la vida.

Sean sal, continúen dándole sabor a la vida. No pierdan el sabor del sacrificio, de la solidaridad, del compartir, de ser generosos y hospitalarios dondequiera que se encuentren. Ser sal es mostrar el sabor, no para mí, es sabor para dar gusto a la vida de los demás. NO SE DEBE PERDER EL SABOR.

 Echemos un poco de sal a nuestro mundo desabrido para que la gente tenga esperanza, muchas ganas de vivir y saborear nuevamente la alegría.

San Jerónimo decía:” Jesucristo mismo es la sal de la liberación que penetra el cielo y la tierra”

Y Emilio Ballagas, poeta camagüeyano escribió en 1954:

Señor… si digo sal,

Tengo el sabor de la sal

en mi saliva

siento salada la tierra

y salado el cielo

lo mismo que el mar

Siento que soy

la sal del mundo

y que jamás perderé mi sabor

¿Podemos decir también en esta época difícil que hoy confrontamos con la COVID-19 que somos la sal de mi hogar, de mi iglesia, de mi barrio, de mi comunidad?

ESTO ES LO QUE DIOS DEMANDA DE SU PUEBLO: USTEDES SON LA SAL DE SUS HOGARES, DE SUS VECINOS, DE SU BARRIO, DE SUS TRABAJOS, DE ESTA TIERRA NUESTRA RODEADA DE UN MAR ESPLÉNDIDO SANO Y SALOBRE.

Publicación de Instituto Cristiano de Estudios de Género

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *