FE ACT Brasil apoya denuncia que pide la condena de Bolsonaro por crimen contra la humanidad

BRASIL-

ALC Noticias/ Asesoría de Comunicaciones de CONIC

Una coalición de más de 200 organizaciones y movimientos sociales, entre las que se encuentran organizaciones basadas en fe, reclama ante la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, responda por crimen contra la humanidad.

Las organizaciones denunciantes alegan que el mandatario cometió crímenes de lesa humanidad al alentar acciones que aumentaron el riesgo de proliferación del coronavirus y por negarse a implementar políticas de protección para las minorías.

Ya en abril, la ABJD (Associação Brasileira de Juristas pela Democracia) realizó una presentación ante el Tribunal Penal Internacional contra el presidente Jair Bolsonaro, por crimen contra la humanidad durante la pandemia de coronavirus. De acuerdo con esa entidad, Brasil tiene un jefe de estado que tiene actitudes que son total y absolutamente irresponsables.

“Por acción u omisión, Bolsonaro coloca la vida de la población en riesgo, cometiendo crímenes y mereciendo la actuación del Tribunal Penal Internacional para la protección de la vida de millares de personas”, refuerza el documento firmado por los abogados Ricardo Franco Pinto (España) y Charles Kurmay (EUA).

Esta denuncia tiene ahora el apoyo de organizaciones basadas en fe nucleadas en el Foro Ecuménico ACT Brasil. Rafael Suarez, de Koinonia, afirma que apoyan la denuncia “por entender que Bolsonaro como presidente ha cometido crimen contra la humanidad, lo que significa crímenes continuos en el que va profundizando la crisis de la pandemia en Brasil. Este es un país líder en la región, por lo que también va contaminando opiniones, como considerar la pandemia como algo menor, como que no hubiera muertes, sobre todo en áreas que deben ser cuidadas, como comunidades indígenas, pobres, negra, que ven sus problemas cada vez más profundizados por el Covid”.

“Apoyamos también porque en Brasil no avanzan las denuncias hechas contra el Presidente; es una condición especial por lo que buscamos otras salidas para condenar a Bolsonaro y sus actitudes. Él está blindado aquí por la justicia, las acciones no prosperan en las instancias donde debería estar procesado”, dice.

“Como organización que ha actuado en apoyo humanitario y de emergencia a poblaciones en gran vulnerabilidad, hemos estado monitoreando de cerca la proliferación de este virus, especialmente en los segmentos más vulnerables. Los gritos y las solicitudes de apoyo llegan a nuestra organización todos los días”, suma Sonia Mota, directora de la Coordinadora Ecuménica de Servicios-CESE, con sede en Salvador de Bahía.

 “Lo que hemos visto y seguido en el diálogo constante con las comunidades quilombolas, con los pueblos indígenas y, también en las afueras de las ciudades, nos legitima para apoyar esta acción de la ABJD. Solo para darle una idea, según datos oficiales de APIB – Asociación de Pueblos Indígenas de Brasil, ya hay 19 773 casos confirmados entre indígenas, 590 muertes y 145 personas afectadas. La conducta del presidente frente a datos tan alarmantes es inaceptable y un crimen contra el pueblo brasileño. Como organización ecuménica que trabaja en defensa de los derechos, no podemos permanecer en silencio ni omitirnos ante una conducta que pone en riesgo la vida de miles de personas”, subraya Sonia.

La iniciativa de la ABJD es de extrema relevancia porque coloca en el centro de la cuestión, la responsabilidad política de los jefes de estado frente a la sociedad, enfatiza Romi Bencke, secretaria general del Consejo Nacional de Iglesias Cristianas de  Brasil- CONIC.

En evaluación de la secretaria ejecutiva de la Fundación Luterana de Diaconia (FLD), pastora Cibele Kuss, es necesario denunciar a un presidente incapaz de expresar compasión ante el dolor y las muertes causadas por una pandemia no controlada. “La diaconía transformadora de Jesús es el amor y la defensa de los derechos humanos. La queja ante la Corte Internacional es urgente porque, para el gobierno actual, no todas las vidas importan ”, dijo.

Cabe recordar que el país registra más de 87 mil muertes y casi 2,5 millones de casos confirmados de la enfermedad.

El Foro Ecuménico ACT Brasil está compuesto por 23 organizaciones religiosas, incluidas 7 iglesias. Ha existido durante 18 años con este nombre y promueve acciones del Estado Democrático Secular y Jurídico, es una perspectiva ecuménica de que nuestro planeta y nuestra causa no pueden dejar a nadie afuera, todos somos parte del mismo futuro y Casa Común.

El Foro es parte de la Alianza ACT, una coalición con sede en Ginebra (Suiza), que reúne a 151 organizaciones basadas en la fe e iglesias, que trabajan juntas en más de 125 países.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *