74 Años de Educación Teológica para la misión en Cuba

Seminario Teológico de Matanzas

CUBA-

Ofelia Miriam Ortega-

74 AÑOS de Educación Teológica en el Seminario Evangélico de Matanzas

Me tocó vivir en el Seminario en la época de los años 50. Entré en 1956, siendo Rector el Dr. Alfonso Rodríguez Hidalgo. Él no tenía solamente interés en la teología Sistemática y uno de los libros de texto básico era ” Del balcón al camino” de John A. Mackay. Recuerdo que también insistía en que debíamos tener un trasfondo filosófico, de manera que se organizó el “Aula Rembao” (lugar donde reside hoy María Cristina Verdecia, viuda del Pbro. Pastor Julio Montes de Oca) y allí tuvimos la oportunidad de recibir en varias ocasiones al profesor mexicano Dr. Alberto Rembao y disfrutar de sus conferencias.

Otra gran pasión del Rector fue la construcción de edificios. Se adquirieron tierras y se dedicaron muchos esfuerzos en la construcción de nuevos edificios. En 1952 se construyó la biblioteca y en 1956 la hermosa capilla. La dedicación de la capilla por el Obispo Blankinship fue un evento de mucha trascendencia para el Seminario y para la ciudad de Matanzas.

Tuvimos el privilegio, desde esa época, de tener profesores de excelencia académica. La mayor parte de ellas y ellos fueron enviados por las Juntas Misioneras de las iglesias Presbiterana, Episcopal y Metodista en los Estados Unidos de América y también profesores cubanos con una excelente formación académica y pastoral.

Es necesario mencionar que en aquellos tiempos los candidatos varones al pastoreado eran matriculados en la Escuela de Teología y las mujeres en la Escuela de Educación Cristina, lo que limitaba el acceso de las mujeres a la ordenación en sus denominaciones. Por la gracia de Dios y el esfuerzo de muchas personas, esta limitación fue eliminada posteriormente.

Hay cinco aspectos que quisiera señalar como fundamentales en los procesos educativos que hemos vivido en esta Institución que hoy celebra 74 años de existencia.

1) Una Visión Ecuménica: Edificación de una casa grande (oikos) de formación ecuménica.

Este ha sido un elemento central en el desarrollo de nuestro trabajo. Siempre se ha tratado de vivir y practicar la educación teológica con un énfasis ecuménico. No solamente por la presencia de las Iglesias fundadoras (Episcopal, Metodista y Presbiteriana desde 1946) sino por la comprensión de lo que el oikoumene significa (toda la tierra habitada).

En 1959, año del triunfo de la Revolución Cubana, hubo una disminución de las vocaciones pastorales, y el Seminario se abrió en forma muy significativa a una dimensión ecuménica mucho más amplia, superando así las fronteras interdenominacionales, para acoger en espacios libres a diversos movimientos sociales de América Latina que luchaban por los derechos humanos, y con anhelos de liberación que trascendían el marco estrecho de los templos y de las relaciones eclesiásticas.

Así, al final de la década de los 60’ y durante los 70’ del siglo pasado nuestros patios y salones se llenaron de rumores y sueños de liberación inspirados en cristianos que impulsaron los movimientos de renovación y cambio en América Latina.

Fue también en esa etapa que el Seminario se convirtió en un centro de educación cristiana ecuménica, ofreciendo los espacios y salones casi vacíos de estudiantes a los campamentos de niños/as, adolescentes y jóvenes que llegaban enviados /as por iglesias locales., incluyendo a otras denominaciones. Fue una etapa de gran significación con muy escasos recursos pero con un extraordinario uso de la imaginación y la creatividad para el sostén de la obra educativa de las iglesias en Cuba.

Culto por los 74 años del SET, en tiempos de pandemia (SET)

2) Un énfasis regional.

Desde que el Seminario abrió sus puertas en 1946 se ha establecido una colaboración con Iglesias de América Latina y el Caribe. Hemos recibido estudiantes de esas regiones.

Se ha participado en la formación del CLAI (Consejo Latinoamericano de Iglesias), la CCC (Conferencia de Iglesias del Caribe), ASEL (Acción Social ecuménica latinoamericana), ULAJE (Unión latinoamericana de jóvenes evangélicos) y MEC (Movimiento Estudiantil Cristiano).

3) Inserción en la Sociedad Civil Cubana.

El Seminario ha incluido en su programa de acción la diaconía como un concepto teológico que nos vincula con la identidad y misión de la Iglesia.

La vinculación con la sociedad civil cubana ha sido muy estrecha, y se ha expresado continuamente en proyectos sociales comunitarios.

4) Concepción holística de las disciplinas teológicas.

El carácter integral de la educación teológica y la formación ministerial ha sido enfatizado en la liturgia, interrelacionada con la espiritualidad, la excelencia académica, misión y evangelismo, justicia y paz, sensibilidad pastoral y la formación de valores.

Estos énfasis también han incluido la práctica ecológica en la vida cotidiana, tan necesaria en nuestra sociedad.

Esta concepción sistémica de las disciplinas teológicas ha influido en la consideración de temas sociales, eclesiales, y de ética social en el currículo académico.

5) Influencia de la teología feminista y los estudios de género.

A partir de la década de los 80’ la influencia de la teología feminista latinoamericana y los estudios de género nos han permitido encontrarnos con nuevos horizontes teológicos que han modificado nuestra formación ecuménica, y las contribuciones bíblico-teológicas de esa teología nos han apoyado para tratar de lograr las transformaciones educativas que necesitan nuestras iglesias, seminarios y centros de educación teológica.

 Creo que hoy debemos tener expresiones de gratitud a Dios, a las iglesias y a sus dirigentes que tomaron la sabia decisión de organizar esta institución. A las profesoras y profesores que han dedicado tiempo, esfuerzos, y un amor incomparable en nuestra formación. Y sobre todo a nuestro Dios que constantemente nos ha inspirado a soñar y a vivir la aventura de la fe y la sabiduría compartida en un espacio dedicado a la honra y gloria de Dios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *