Contraste-Respuesta a La oración contra la Minga de intercesión por Bogotá

Por Ismael Conchacala Gil- Wiwa-Colombia( Memoria Indígena)-

  1. Que el Creador se manifieste mediante personas pacificadores, “no guerreros”. Que la policía no se ponga violenta hacia los hermanos indígenas que marchan en la ciudad Bogotá. Pedimos protección por la vida, sobre todos por los hermanos de la Minga. 
  2. Que Dios traiga claridad a los líderes opositores de la Minga; políticos, a las iglesias, sectores de la ciudadanía Bogotana y colombiana para que ellos entiendan que la Minga no es producto de un engaño, es una marcha por la vida, por la dignidad, el territorio y en defensa de la paz.
  3. Que Dios traiga revelación hacia las iglesias ya que muchos no se han dado cuenta que están a favor de un plan que es contrario a la defensa de la vida y de la paz.
  4. Que Dios habrá toda provisión y se manifieste a favor de los oprimidos Mingueros, que los bogotanos y Colombia entera hagan una realidad las palabras del maestro Jesús en Mateo 25:35-45. Que las iglesias entiendan que la protesta social es un derecho constitucional.
  5. Oremos para que las iglesias que están en contra de la Minga entiendan que ser indígena y exigir el respeto por la vida no es un acto que atente a ninguna otra creencia. Somos un país con multiplicidad de creencias y religiones. Insinuar que la presencia indígena en la ciudad trae consigo rituales negativos es desconocer la lucha de los pueblos indígenas y su identidad. Oremos para que las iglesias dejen de ser racistas, clasista y colonialistas e invite un espíritu de unidad y hermandad.
  6. Oremos por aquellas iglesias y creyentes que están fascinados con la política de la muerte, con discursos de guerra y que están sesgados por la realidad de un país inmerso en el narcotráfico, la pobreza y usurpación de tierra a los indígenas. Que entiendan que en las comunidades prima el interés colectivo más que el interés individual.
  7. Oremos para que las iglesias que están en contra de la Minga entiendan que los que más odio y discriminación han sufrido somos los indígenas. Es una larga historia de lucha y resistencia frente a todo sistema de opresión, pero seguimos en pie. El evangelio predicado por Jesús no hace alianza con los señores y poderes de este mundo, sino que trabaja a favor de los oprimidos.
  8. Oremos para que las iglesias sean confrontadas con la realidad de nuestro país, que sean libres conociendo la verdad de Colombia, un país que no deja de lamentarse por el asesinato de los líderes sociales. Es una verdad que nos debe invitar con un espíritu de paz a trabajar para que las comunidades indígenas, campesinos, afros y todo Colombia pueda vivir en paz.
  9. Oración y exigencia. Este gobierno no ha tenido voluntad de dialogo con las comunidades indígenas, no le está dando importancia a las masacres y no quiere priorizar el proceso de paz, este reclamo no debe venir solo de la Minga, sino, de todos los colombianos. Oremos para que las iglesias se preocupen más por los que sufren a causa de una mala dirigencia. Oremos por las familias de las víctimas y por las familias que están en zona de conflicto.
  10. Oremos para que el evangelio de Jesús llegue al corazón de cada iglesia que no entiende la Minga. Oremos para que la iglesia se salve de una espiritualidad vacía, indolente e indiferente. Oremos por una iglesia que practique el amor al prójimo; al diferente, “al enemigo”. Oremos por una iglesia que abrace la reconciliación como principio de su ser.
  11. Que los hermanos y hermanas indígenas que marchan, Dios, el gran espíritu, los proteja de aquellos que estigmatizan, criminalizan y contra todo abuso de poder. Que la Minga sea cubierta de amor, de solidaridad de los Bogotanos. Que Dios proteja a la Minga de Covid 19.
  12. Oremos para que Dios traigan un despertar a partir de esta Minga, que la iglesia no solo se una, sino que actué a favor de la vida y el buen vivir. Oremos, reconociendo que la batalla no ha sido espiritual, sino que ha sido en nuestro territorio; contra los mineros, contra terratenientes, contra el proselitismo religioso que busca feligreses, contra los grupos armados, contra el narcotráfico. Esto no es una guerra espiritual sino, es una guerra real y los indígenas estamos entre el fuego cruzado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *