Organizaciones religiosas cuestionan la decisión de vacancia contra el presidente Vizcarra

Ex presidente Martín Vizcarra (Foto: Presidencia)

PERÚ-

Frente a la crisis institucional generada por la decisión del Congreso del Perú de vacar al presidente Martín Vizcarra, diversas organizaciones religiosas coincidieron en señalar que la decisión adoptada por el parlamento peruano no solo devela el recrudecimiento de la crisis ética y moral del país, sino que constituye un golpe a la institucionalidad democrática y un retroceso en la lucha contra la corrupción.

El Consejo Interreligioso del Perú, que agrupa las principales confesiones y organizaciones basadas en la fe sostiene que la decisión de la mayoría de congresistas “es una herida más que afecta nuestra ya frágil democracia, no respeta la división de poderes, y pone en riesgo todo lo avanzado sin pensar en el bien común”, al tiempo de exhortar a las autoridades a respetar el mandato constitucional y a garantizar la continuidad en la lucha contra la corrupción.

El Nodo Perú de la Red Iglesias y Minería y la Asociación Paz y Esperanza coinciden en denunciar la inconstitucionalidad e ilegitimidad de la decisión y muestran su preocupación debido a que el nuevo gobierno pone en riesgo el control político que el sistema democrático requiere.  “El supuesto rechazo a la corrupción que se ha invocado para justificar la arbitrariedad perpetrada, no se condice con la liviandad demostrada frente a prácticas y antecedentes de decenas de congresistas que se guarecen bajo la inmunidad parlamentaria”, sostiene Paz y Esperanza en su comunicado.

Por su parte, la Comisión Episcopal de Acción Social (CEAS) y la Conferencia Episcopal Peruana (CEP) consideran que la decisión de vacar al Presidente Vizcarra genera incertidumbre e inestabilidad institucional, e invocan a las autoridades “a renunciar a los intereses personales o de grupo para impulsar la reactivación económica y construir caminos de solidaridad, fraternidad y desarrollo integral”.  Los obispos católicos invocan a las autoridades y a “la clase política” a escuchar el clamor de la población y a colocar por delante el servicio al bien común. “Estamos convencidos que la dignidad de la persona humana, de la familia y el bien común son los pilares de cualquier sociedad que mira su futuro con responsabilidad y esperanza”, señalan.

Asimismo, las organizaciones religiosas mencionadas expresan su preocupación por los actos de represión generados por los agentes policiales hacia los ciudadanos y ciudadanas que viene expresando su indignación y rechazo a la designación de Manuel Merino como nuevo presidente.  En ese sentido, exhortan a las autoridades a garantizar el derecho a la protesta pacífica que esta situación viene generando y demandan a la Defensoría del Pueblo y los organismos internacionales de derechos humanos a mantenerse vigilantes ante la vulneración de los derechos fundamentales de la población. “En nombre de Dios, pues, y en nombre de este sufrido país, les pedimos, les rogamos que cese, concluye el comunicado del Consejo Interreligioso del Perú, rememorando la recordada frase pronunciada por Monseñor Romero.

Finalmente, reafirman su compromiso de seguir intercediendo “por la salud integral del país y levantado la voz ante las injusticias y abusos de poder en las calles”, tal como se expresa en el comunicado de la Red Iglesias y Minería: “La integridad de nuestra fe corre peligro si guardamos silencio o nos negamos a actuar. Estamos llamados en el Espíritu a rendir cuentas de la esperanza que en nosotros y a creer que la justicia prevalecerá y la paz reinará”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *