“Milicancia” celeste y fujimorismo “evangélico”: 11 de abril por la “vida” o por la Democracia

Elecciones en Perú

BRASIL-

Paulo Barrera-

Incautos/as evangélicos y evangélicas “pro vida” en el Perú hacen campaña y militan en el proyecto con claros tintes neofascistas del candidato Rafael López Aliaga (RLA), el “Bolsonaro peruano”. A pesar de que hay sus diferencias el sobrenombre es muy apropiado. El argumento pro vida y pro familia, harto conocido, les parece suficiente para cerrar los ojos a claros elementos antidemocráticos y contrarios al Evangelio del exitoso empresario que en la actual carrera electoral reencarna y potencializa elementos del fujimorismo. Uno de ellos es el fuerte vínculo con las fuerzas armadas y policiales.

En el “informe final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación” (CVR 2003), aprobado por los tres poderes del Estado, consta que el Teniente General de la FAP Luis Arias Graziani lo subscribió con reservas expresadas en carta al Presidente de la CVR. La misma expresa “sensación de incomprensión e ingratitud” hacia las FF AA y expectativa de otra “verdad histórica”: “considero que el veredicto definitivo lo dará la Historia, que sólo se construye con el tiempo. El informe final de la Comisión de su digna Presidencia, por tanto, deberá ser contrastado con la verdad histórica que la Nación oportunamente encontrará” (CVR Vol VIII).

La actual campaña de RLA reitera (tanto como su posición pro vida) su firme propósito de “devolverle la honra perdida a las FF AA y policiales”. La oportunidad para subsanar supuesta “ingratitud” histórica parece haber llegado. La propuesta de “devolver la honra” no es secundaria. Constituye la motivación mayor del brazo armado de RLA. Es enfática en el mismo RLA, en su candidato a vice-presiente el Almirante Jorge Montoya y en su candidato número 9 al Congreso, Almirante José Cueto. En entrevista reciente Montoya ha declarado que considera que “el juicio a Alberto Fujimori ha sido manipulado y ha sido enjuiciado por cosas que no tenía nada que ver” y, en consecuencia, “le parece bien que se indulte a Fujimori” (Entrevista a Rosa María Palacios 28/03/2021). Recuérdese que Montoya ha sido uno de los firmantes del acta de sujeción impulsado por Vladimiro Montesinos cuyo objetivo era garantizar impunidad de jefes militares fujimoristas acusados de violación de DD HH. Por su parte Cueto propone “pena de muerte para corruptos y violadores”. Perspectiva semejante sobre el papel de la Policía se encuentra en el ex General de la Policía Nacional del Perú PNP), José Tisoc, encargado de asuntos de seguridad ciudadana del equipo de RLA. Tisoc entiende que la PNP “tiene un papel tutelar” de la nación. Ante protestas recientes en Chimbote afirmó sobre la policía: “Tienen que actuar con las normas que determinan el control de disturbios, es decir; usar agua, gases lacrimógenos, escopetas, pero el orden tiene que restablecerse, lamentablemente hay un costo social” (subrayado nuestro).

A estas alturas de la campaña electoral es público que muchos candidatos de RP han sido improvisados. No hacen campaña, postulan por regiones que no conocen, no participan de ningún debate, etc. Los candidatos evangélicos más “brillantes” que militan en RP articulan su campaña alrededor de ensordecedor martilleo pro vida, pro familia y anti aborto. La pastora Aguayo afirma que su principal propuesta es “disminuir el número de divorcios” al mismo tiempo que predica el rol secundario de la esposa “idónea” que comete un error “al pensar que puede ser más inteligente que el hombre a quién Dios le dio el lugar de Rey, Profeta y sacerdote”. No se les encuentra en su campaña ni una sola propuesta política, lo que hace previsible que repetirán el pésimo desempeño de los evangélicos en las bancadas fujimoristas. Al mismo tiempo, parecen ignorar esa peligrosa revancha histórica de los candidatos militares.

No se puede decir lo mismo, sin embargo, de los militantes evangélicos que desde las redes apoyan a RLA. En particular el colectivo neoconservador Con Mis Hijos No te Metas (CMHNTM) se debate en las redes, con manifestaciones no sólo pro vida y contra el aborto. Lo hacen también con claras expresiones racistas, negacionistas y violentas. A lo largo del segundo semestre del 2020 han hecho fuerte campaña a favor de Donald Trump al punto de aplaudir la violencia racista del mismo. Durante el trágico asesinato del ciudadano George Floyd en Virginia afirmaron el derecho “a armar a la población” y a disparar contra el que se “atreviese a poner un pie en la propiedad privada”. No es una cuestión ajena pues el mensaje explícito era que el Perú debía imitar esa forma de controlar los “disturbios”. CMHNTM también repite el patriotismo a “pecho abierto” de RLA. Un cristiano debe estar dispuesto al “prefiero morir de pie que a vivir de rodillas” afirma su líder defendiendo la apertura de las iglesias en plena pandemia. Este 11 de abril, mientras el Brasil de Bolsonaro tomará las calles con el grito de “Dios, familia y libertad” el Perú estará decidiendo por la “vida” reducida (RLA) o por democracia plena.

Como lo ha revelado recientemente “Elfoco”, en la refundación del partido RN los dirigentes de CMHNTM han tenido participación decisiva. En la actual campaña parecen actuar en las sombras, pero sin duda aspirando a cargos importantes en un probable gobierno celeste, como ha sucedido con el gobierno (hoy en crisis aguda pero todavía en pie, talvez en un sólo pie) de Bolsonaro en Brasil que distribuyó cargos en el primer y segundo escalón a evangélicos y militares. La incompetencia de los primeros y el revanchismo de los segundos ha inclinado la balanza hacia un mayor protagonismo de los militares. Otro elemento que aproxima a “milicos” celestes y fujimoristas evangélicos es el aislamiento del país de las cortes internacionales. Montoya afirma que el “Acuerdo de Escazú” atenta contra la soberanía nacional. La falta de argumentos lo llevó, incluso, a abandonar el debate con el candidato a la Vice presidencia de “Juntos por el Perú”, Jose de Echave, quien le solicitó precisar en qué parte de tal acuerdo había ese riesgo. Cueto, por su parte, afirmó (a Wyllax) que “la CIDH ha sido nefasta para el país”.

CMHNTM apunta hacia el mismo aislamiento del país, pero con el argumento de que las cortes internacionales son parte de un globalismo que quiere imponer vacunas, cerrar iglesias, obligar a usar mascarillas, homosexualizar niños y niñas, etc. Pero de la misma forma se dicen dispuestos a resistir a tal globalismo cueste lo que cueste. Inclusive al costo de la propia vida. La entrega sacrificial a una causa superior, militar o religiosa poco importa, los coloca en sintonía ideológica. El precio sería demasiado alto para la Democracia. En los últimos días, sin embargo, y para desesperación de la derecha que en los últimos 30 años ha mantenido secuestrado al Estado, se alza la voz del cristianismo progresista rejuvenecido que decididamente apoya el proyecto de Juntos por el Perú y la candidatura de izquierda de Verónika Mendoza. Hay esperanza.

El autor es peruano, Dr en Ciencias de la Religión y Profesor de la Universidad Federal de Juiz de Fora, Brasil

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *