Encuentro Solidario quiere imponer su agenda moral

MEXICO-

Leopoldo Cervantes-Ortiz

De manera similar a su antecedente inmediato, el Partido Encuentro Social, Encuentro Solidario ahora, ha vuelto con mayor presencia mediática, a las puertas de las elecciones intermedias del 4 de junio próximo, a promover su agenda conservadora en temas como la ideología de género y la restricción de libertades corporales y sexuales para las mujeres. Sin ningún recato, pretende imponer valores religiosos conservadores en la arena pública. Su lema de campaña es más que evidente: “Por la vida y por la familia”, claramente contrario a la laicidad del Estado. En abierto desacato a la normatividad electoral vigente ha lanzado anuncios en los medios, algunos de los cuales han sido sancionados por la autoridad electoral. En ellos, flagrantemente estigmatizan y condenan de antemano a las familias diferentes, con base en sus postulados confesionales de corte evangélico neopentecostal.

Así lo ha denunciado el sociólogo Bernardo Barranco en un duro artículo publicado el 28 de abril, en el que reconstruye el comportamiento político del PES (anterior y actual, pues lleva las mismas siglas) y de su fundador y dirigente Hugo Éric Flores Cervantes. Recuerda, además, la forma tan sospechosa en que el nuevo partido obtuvo nuevamente registro después de perderlo en las elecciones de 2018: “El Consejo General del INE cometió un error descomunal al volver a otorgar su registro. Porque a todas luces el PES es un partido confesional que contraviene la Constitución”.

Flores y su agrupación han “vendido” su apoyo a casi todo el espectro político, pasando del PRI, a Convergencia, al PAN y finalmente a Morena, con el que se alió para las elecciones presidenciales pasadas. Valiéndose de argucias y extraños argumentos, el Instituto Nacional Electoral (INE) validó la reorganización y el registro del nuevo PES a pesar de que hubo claras irregularidades durante el proceso, como fue el hecho de que 15 dirigentes religiosos participaron en algunas asambleas.

Barranco es enfático acerca de estas irregularidades que se fueron sumando en los diferentes niveles de decisión:

Se violaba el principio de separación Estado-iglesias, mandatado por el artículo 130 constitucional. El Consejo General del INE aprueba, de manera lamentable, el registro al nuevo PES con seis votos a favor y cinco consejeros en contra. Ninguno de los consejeros que votaron por el registro del PES entraron al fondo del debate y omitieron el concepto de laicidad. Una de las defensoras del partido pentecostal fue la consejera Adriana Favela, quien argumentó formalidades. Admite la presencia de 15 ministros de culto, pero arguye que dichos actos fueron debidamente sancionados y las asambleas se restaron, por tanto, debe prevalecer el principio de los actos válidamente emitidos y el principio de proporcionalidad (énfasis agregado).

Semejantes violaciones a la laicidad de los procesos electorales se han venido acumulando, lo que ocasionó que el pasado 26 de abril el INE suspendiera la transmisión de dos anuncios. Una nota de Infobae informa al respecto: “En sus cuentas oficiales, el PES […] ha compartido imágenes en donde se criminaliza la interrupción del embarazo, la eutanasia y la conformación de familias homoparentales, pues señalaron mediante una publicación que ‘las nuevas y modernas tendencias ideológicas del mundo ponen en peligro al derecho de los niños para un desarrollo sano’”. Otro de sus anuncios dice: “No hay nadie mejor que la educación de un niño, como un padre u una madre, digamos si (sic) al Pin Parental”, en alusión a la “iniciativa creada en España por el partido ultraconservador Vox, que busca que en las escuelas primarias, secundarias y preparatorias se les notifique a los padres de familia si sus hijos recibirán clases de educación sexual, reproductiva o en materia de género; con el fin de que estos den su aprobación o, en su defecto, las alumnas y alumnos abandonen las aulas”.

En un video de 32 segundos, Flores Cervantes solicitaba el voto con las siguientes palabras: “Madre solo hay una, no dos. Padre solo hay uno, no dos. En la adopción el derecho es de las niñas y de los niños, no de los que adoptan. En el PES defendemos el valor de la familia y nos oponemos a que dos personas del mismo sexo puedan adoptar”, para luego reafirmar su postura en contra de la legalización y la despenalización del aborto en una conferencia de prensa. La filiación religiosa de Flores Cervantes, quien se ostenta como “liberal”, ha presidido siempre su accionar político, lo que le ha ganado acervas críticas. Sobre esto último, Barranco añade: “El PES se ha sumado a las movilizaciones masivas contra la aprobación del matrimonio igualitario en 2016 junto con Pro Vida y el Frente Nacional por la Familia. El PES puede ser amenaza potencial de intolerancia y dinamitar la laicidad que México ha construido en su historia”.

Varias organizaciones se han sumado a la denuncia de las tendencias del PES a imponer su agenda moral en un documento que se circuló el martes 27. En él, se señalan:

Las organizaciones firmantes vemos con preocupación la manifestación cada vez más frecuente de discursos anti derechos no solo en el espacio público, sino también en las instituciones y Congresos de nuestro país, que atentan contra los derechos humanos de las familias diversas, de las mujeres, del pluralismo religioso, así como de la separación histórica del Estado-Iglesias.

La más reciente vulneración a la laicidad del Estado y al principio de no discriminación proviene del Partido Encuentro Solidario (PES) —anteriormente Encuentro Social— que lanzó en redes sociales spots electorales con discursos antiderechos en contra de la adopción homoparental y el aborto. Reprobamos esta visión moralizada de la vida pública y la irrupción de principios éticos con un sustento religioso y consideramos alarmante que el Partido Encuentro Solidario pueda incurrir en actos que violenten la Constitución Política y los diversos tratados en materia de derechos humanos que nuestro país ha ratificado. El ataque al principio de no discriminación contraviene a la democracia y al reconocimiento de la pluralidad como valores imprescindibles para la adecuada convivencia en nuestras sociedades.

El documento solicita al INE “su oportuna intervención a fin de que se tomen en consideración los antecedentes de dicha agrupación política que, desde su fundación y registro ante las autoridades electorales, ha violado la separación histórica entre Estado e Iglesias y ha violentado los derechos de las mujeres y de la diversidad sexual”.

Finalmente, el PES se ha caracterizado por asumir una representación no demostrada de las iglesias evangélicas mexicanas con el propósito de ampliar su clientela política, lo cual no refleja la pluralidad presente en ellas, tal como se comprobó en las elecciones de julio de 2018. Queda pendiente que el grueso de estas comunidades religiosas se deslinde de las posturas del PES, dado que se produce la impresión de que las apoyan, aun cuando no sea necesariamente así.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *