PentecostFEST2021: “Una experiencia inolvidable con el Espíritu Santo”

Imágenes: Giulianna Sera, Ruth Trueba, Pedro Luis Laza

CUBA-

Por Raiza Ortega Herrera-

Del 10 al 15 de mayo, cincuenta jóvenes de veintidós denominaciones radicadas en Cuba, emprendieron un viaje virtual de arte cristiano y liturgia, con poco equipaje y varias paradas, acompañados por una tripulación de lujo. El viaje fue patrocinado por el Área de Formación y Estudio, del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), a partir de una convocatoria de los Programas de Liturgia y Juventud desde el proyecto “Pastoral Ecuménica Comunitaria por la Unidad de la Iglesia Cubana”, que desde el pasado año viene implementando esta Área del CIC con el apoyo de la agencia Iglesias Ayudan a Iglesias, de Alemania.

En las mañanas tuvimos varios espacios de devocionales y formativos con excelentes ponentes que días tras día nos ofrecieron herramientas para descubrir todo lo relacionado con la celebración de Pentecostés.

Para el viaje, unos prefirieron la sala de literatura, guiados por Daylins Rufín; otros se aventuraron en las artes visuales con la asesora Ruth Mariet Trueba; algunos eligieron la música, con la facilitadora Lysbeth Riera; hubo quienes se decidieron por la danza, acompañados por la profesora Elizabeth Scull, y el resto ocupó el vagón de los podcasts, guiados por el especialista Christian Fernández.

Alisney Rodríguez Galán, miembro de la Iglesia del Nazareno en La Habana, quien formó parte del grupo de literatura Palabras de Fuego, catalogó el evento como un viaje por y para el Espíritu a través de las palabras, en un tren imaginario que se convirtió en un espacio para la preparación y el compartir comunitario desde nuestros dones creativos y hacia la celebración de Pentecostés.

Laura Sofía Viera Sierra, joven de la iglesia Presbiteriana Reformada en la provincia de Mayabeque, quien participó en el taller de artes visuales, Imágenes de Fuego, resumió: “La experiencia para mí fue inspiradora, en este viaje hubo sucesos que no esperábamos, a veces la musa no llegaba, esta semana Dios bendijo mi vida al darme la oportunidad de compartir con todos y poco a poco vinieron a mí ideas nuevas, positivas y espirituales. Fue un tiempo de aprendizaje. Sobre todo, el trabajo en grupos me permitió interpretar aquello que solo veía desde un punto de vista. A pesar de la distancia me sentía rodeada espiritualmente”.

Los podcasts han sido una nueva modalidad incluida en los talleres. Aníbal Hernández González, participante del grupo Lenguas de Fuego, destacó: “El Festival fue una gran bendición, es mi primera experiencia sobre el tema. A través del espacio descubrí cómo se puede llegar a las personas justamente en este tiempo en el que no podemos reunirnos de manera presencial. Agradezco los devocionales y la formación que nos proporcionaron los aportes teóricos. Doy infinitas gracias a Dios, que me permitió disfrutar de esta experiencia”.

Yolanda Brito, coordinadora del Grupo Amanecer, de la iglesia Morava en Jagüey Grande, Matanzas, es de esas personas que te encuentras sin proponértelo. Ella no estaba en la lista de los viajeros, pero las casualidades de la vida y la bondad del Señor le permitieron compartir su experiencia en el grupo Palabras de Fuego.  Así nos contó su experiencia: “He quedado maravillada con la organización, entrega, seriedad y creatividad del Festival, he visto un despliegue de talento, entusiasmo y estímulo para los jóvenes y adolescentes como Melisa, la niña por la cual me permití ser parte de este evento, al facilitarle mi teléfono para que juntas pudiéramos vivir la experiencia. Las nuevas tecnologías han propiciado la validez de un encuentro que ha resultado satisfactoriamente. Me alegra que haya tantos jóvenes animados a servir, mostrar sus dones y ser anunciadores de las Buena Nuevas a un pueblo y a una sociedad que cambia y será diferente en muchos aspectos en el futuro”.

La joven presbiteriana Anabel Arce Díaz, confesó: “PentecostFEST2021 ha sido una experiencia atípica, en la que pudimos compartir juntos aun en medio de la distancia física. Fue un tiempo de regocijo en que hemos sentido la presencia del Espíritu Santo. Agradezco al equipo de coordinación del Consejo de iglesias de Cuba por dejarme formar parte del grupo Cantos de Fuego, por los devocionales, los talleres formativos. Quiero agradecer a la profesora Lysbeth por su tiempo y sus conocimientos compartidos con nosotros, a Ruth por estar pendiente de todo, a Mayté Quesada por la suavidad e intensidad de sus palabras cada mañana, al Coordinador Rolando Verdecia por la integralidad para hacer de un taller virtual un espacio acogedor. Dios permita que podamos compartir en nuestras comunidades los resultados de este maravilloso encuentro”.

El joven cuáquero de Holguín, Yorney Mora, destacó que el taller lo llenó de gozo y agradece el espacio y a quienes propiciaron que la aventura resultara inspiradora, llena de magia y aportara tantos conocimientos para acercarle más al Espíritu Santo.

Amós López Rubio, Pastor de la Fraternidad de Iglesias Bautistas de Cuba y Doctor en Teología, quien fue el asesor general del evento, nos cuenta sobre el magnífico resultado del trabajo en equipo bajo la coordinación de Ruth Mariet, para quien no faltaron palabras de agradecimiento. “Fue un tiempo de experiencias compartidas y recursos. Este taller cumplió con las expectativas de los participantes. Han quedado puertas abiertas para que se mantenga la conexión y surjan nuevas ideas. La posibilidad de crear, conocer y compartir siempre es buen terreno para que fructifiquen nuevas posibilidades de trabajo que contribuyan al acercamiento entre las iglesias, lo cual me parece muy necesario en este tiempo”.

Las jornadas fueron intensas, cada una desafiaba a encontrar nuevas propuestas desde la creación colectiva e individual para juntos y juntas visualizar el accionar del Espíritu Santo.

La ruta se detuvo casi al finalizar el viaje para informar que los resultados creativos serían publicados en las redes sociales, de manera que las iglesias pudieran tenerlos a su disposición como recursos para sus celebraciones de la ya cercana Fiesta de Pentecostés.

Ha sido una travesía llena de encuentros que nos convidan a un regreso con el equipaje adquirido durante el camino. Agradecemos a quienes han propiciado que esta fiesta del Señor diera cosechas tan agradables y renovadoras, como respuesta al clamor de un pueblo que necesita la esperanza, fuerza y aliento desde el andén.

La autora es Periodista y miembro de la Iglesia Presbiteriana Reformada de Cuba en la provincia de Mayabeque

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *