0bispos advierten sobre noches “de terror” en Nicaragua y llaman a la feligresía a “no acostumbrarse a la opresión”

La exguerrillera Dora María Téllez, una de las voces más críticas del Gobierno de Daniel Ortega- como parte de las detenciones que se han dado desde inicios de junio

NICARAGUA-

Por Trinidad Vazquez-

El obispo de la diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, advirtió que en Nicaragua “ya la noche se ha vuelto sinónimo de miedo” y “terror”, refiriéndose a los arrestos y allanamientos nocturnos que la Policía viene realizando en las últimas semanas. Situación que ha dejado 21 rehenes electorales, quienes supuestamente son “investigados” por los delitos de traición a la patria, en el marco de la “Ley de Soberanía”, y presunto lavado de dinero. En medio de esta ola de persecución con los opositores, Alianza Ciudadana denunció ser víctima de asedio y hostigamiento contra el líder estudiantil Lester Alemán, quien, en la rebelión social de abril del 2018, encaró a Ortega diciéndole “lo que queremos es que Ud. se vaya”.

Nicaragua vive con miedo y la única salida son las elecciones libres ante esta coyuntura que vive el pueblo de dolor y violencia, comentó Kity Monterrey del Partido Ciudadanos por la Libertad que denunció, en conferencia de prensa, que los bancos le niegan préstamos para financiamiento de su campaña al mismo tiempo que pidió la libertad de los 21 presos políticos entre ellos cinco precandidatos para la presidencia. Entre esos precandidatos se encuentra Miguel Mora, candidato del Partido Evangélico Restauración Democrática, PRD, cuyo presidente es el pastor Saturnino Serrato, ex Superintendente   de la Iglesia Asamblea de Dios.  

El laureado escritor y ex vicepresidente de Nicaragua, Sergio Ramírez, dijo que Ortega se va a mostrar generoso con los prisioneros políticos después que proclame su “victoria en la farsa electoral del siete de noviembre”.  

La Policía de Nicaragua, que dirige Francisco Díaz, un consuegro del mandatario, detuvo a Dávila, una feminista miembro del Consejo Político de la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco, y un día después a Téllez, una histórica combatiente sandinista y antigua compañera de lucha de Ortega.

También arrestó a seis disidentes sandinistas que forman parte de la directiva de la Unión Democrática Renovadora (Unamos), antes llamado Movimiento Renovador Sandinista (MRS), una escisión del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Entre los aprehendidos está el exvicecanciller Víctor Hugo Tinoco y el también exguerrillero Hugo Torres, quien junto a Téllez, y otros, participaron el 22 de agosto de 1978 en el comando sandinista que tomó por asalto el Palacio Nacional e hizo rehenes a los legisladores afines al dictador Anastasio Somoza Debayle, derrocado hace casi 42 años. Hugo Torres Jiménez dijo arriesgué mi vida para exigir la libertad de 0rtega y ahora me tiene preso.   

 El obispo de la diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, advirtió que en Nicaragua “ya la noche se ha vuelto sinónimo de miedo” y “terror”, refiriéndose a los arrestos y allanamientos nocturnos que la Policía viene realizando en las últimas semanas. Situación que ha dejado 21 rehenes electorales, quienes supuestamente son “investigados” por los delitos de traición a la patria, en el marco de la “Ley de Soberanía”, y presunto lavado de dinero.

Durante su homilía dominical, el jerarca católico instó a la feligresía a “no desesperarse” y “no dejarse seducir” ante el odio, la violencia y la injusticia. “Se equivocan quienes dicen que pasando por la violencia se logra la justicia y la paz, no es cierto. La justicia, la paz, el auténtico crecimiento humano, la verdad, solamente se logran con la fuerza salvadora del amor, el perdón y la unidad y la reconciliación”, sentenció monseñor Álvarez, publicada en el diario digital CONFIDENCIAL. .

También, valoró que “Nicaragua no está muerta sino adormecida” y llegará el momento en que “tendrá que despertarse como de un sueño profundo”. Los nicaragüenses “de lo único que debemos tener miedo es de un corazón momificado y petrificado que se vuelva insensible ante el dolor y el sufrimiento de los demás”, agregó.

“Nicaragua se levantará y caminará dándole el rostro al sol, caminaremos como hermanos, caminaremos en el perdón, la unidad, reconciliación, sin miedo y sin terror, caminaremos en paz, trabajaremos tranquilos y lucharemos por reconstruir a nuestra patria amada y heredarle una nueva nación a las futuras generaciones”, expresó el obispo.

Sin embargo, Monseñor Álvarez lamentó que los acontecimiento de las últimas semanas han dejado una estela de llanto, desesperanza, agobio, tristeza y —principalmente— migración. “Cuantas familias nuevamente desintegradas, cuantos padres y madres que dejan su patria, su tierra, sus cositas, todo por aventurarse a buscar algo que lamentablemente su país no les pudo ofrecer”, dijo.

Por su parte, el obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez, quien se encuentra fuera del país a petición del Papa Francisco, enfatizó que existen pueblos que sufren “hemorragias” profundas, causadas por regímenes autoritarios. “Estos pueblos se van desangrando poco a poco, empobreciéndose, perdiendo libertad, dignidad y futuro. Estemos atentos, porque uno de los mayores riesgos es acostumbrarnos a la opresión que desangra a los pueblos”.

 Siempre existe el riesgo de ir aceptando lo que sucede como parte de una triste normalidad. Podemos llegar a pensar, incluso, que no es posible hacer nada. No nos acostumbremos a las ‘hemorragias’ sociales. No aceptemos como normal la represión, la violencia y la injusticia”, subrayó monseñor Báez.

“Lo que Dios quiere y espera de nosotros”, advirtió monseñor Báez, “es que seamos libres y que vivamos con dignidad y para siempre”.

En cambio, la vocera y Primera Dama Rosario Murillo, lanzó duras críticas a los periodistas y medios de comunicación “que inventan cualquier cosa para sembrar el terror”. Los llamó indignos, hipócritas, y agradeció a Dios “porque van quedando unos pocos miserables y sus plumas están llenas de odio, falsedad”. Las palabras de la vocera es el reflejo del Estado de terror que vive Nicaragua, señalaron líderes opositores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *