Manifiesto de Asís: que las palabras no sean piedras

Asociación Artículo 21

ITALIA-

En esta etapa en la que los ataques a la libertad de expresión, a la propia profesión periodística y al derecho de prensa -que es un derecho de la ciudadanía más que un deber de los reporteros- el artículo 21 no se contenta con jugar a la defensa. El papel de los y las periodistas se salva apuntando a la excelencia de la información producida, al contraste de mensajes de odio pero también de fake news , muchas veces también ligadas a ritmos insostenibles y precarios trabajo llevado al extremo », recuerda la asociación” Artículo 21 libre para … “  creada para proteger la libertad de prensa y expresión y el artículo de la Constitución que garantiza sus derechos.

Según el compromiso adquirido en Asís, el paso siguiente es hacer concreto el Manifiesto, convirtiéndolo en un punto de partida para la comparación, el debate, la polémica. “Ciertamente no solo entre los periodistas, aunque ellos y ellas ciertamente no puede pretender no escuchar el llamado a una comunicación responsable, respetuosa, basada en los hechos y rechazando el discurso de odio. Pero es toda una sociedad a la que debemos intentar llegar, comenzando por las escuelas y las iniciativas de formación; con la ambición de llevar el Manifiesto también en la web y en las redes sociales, donde hoy se juega gran parte del proceso de formación de la opinión pública y donde es más frecuente un uso contundente del lenguaje”, dicen desde la organización.

El Manifiesto dice en 10 puntos:

1. La hostilidad es una barrera que dificulta la comprensión. En cumplimiento del derecho-deber de informar y de las personas, es necesario comprenderlo. Escribimos sobre los demás lo que nos gustaría que se escribiera sobre nosotros.

2.  La información correcta lo es, siempre; la confianza y la lealtad son las que construyen una relación honesta con el público. No tengamos miedo de hacer una corrección cuando nos damos cuenta de que hemos cometido un error.

3.  Defendemos nuestra dignidad como personas, pero también la de los y las demás, formada por la diversidad y las diferencias. Todos/as tienen derecho a hablar y ser visibles. Damos voz a los más débiles.

4.  Construimos opiniones sobre hechos y cuando nos comunicamos respetamos los valores de los datos para que la información sea completa y correcta. Detrás de las figuras hay seres humanos. Aprendemos lo bueno de dar los números correctos.

5.  Si se usan incorrectamente, las palabras pueden herir y matar. Devolvamos la primacía a la conciencia: eliminemos la violencia de nuestros sitios y blogs, denunciemos a las cuadrillas desde el teclado y comprometámonos a sanar los conflictos. Las palabras son piedras, usémoslas para construir puentes.

6.  Seamos portavoces de los sedientos de verdad, paz y justicia social. Cuando un reportero es amenazado por el crimen y las mafias, no lo dejemos solo, reanudemos su viaje con él. Nos convertimos en una escolta mediática de la verdad.

7.  Con nuestro trabajo podemos iluminar las periferias del mundo y del espíritu. Una misión mucho más gratificante que centrar la atención en nuestra gente. No creemos que somos el centro del mundo.

8.  Internet es una revolución, pero lo que comunicamos es una revelación de quiénes somos. Nuestro perfil es auténtico y transparente. La web es un bien precioso: vivámosla también como un bien común.

9. La  sociedad no es una maraña de hilos, sino una red de personas: una comunidad en la que reconocerse como hermanos y hermanas. El pluralismo político, cultural y religioso es un valor fundamental. Conectamos personas.

10.  San Francisco de Asís provocó una revolución, llevando la buena noticia a las calles; Incluso hoy nos espera una revolución en el nuevo ágora de Internet. Démosle contenido a la noticia, llevémosla a los plazas digitales.

Fuente: https://www.sanfrancescopatronoditalia.it/

Traducción: Claudia Florentin/ALC Noticias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *