COP26: “¿Cuál es el mensaje de esperanza en medio de este concierto de dolorosos gemidos?”

ESCOCIA-

Esta reflexión se realizó el 2 de noviembre en la iglesia St George’s Tron Church en el encuentro “Fe en acción por la Justicia climática”.

Na an nuga Jocabed Solano. Soy Jocabed del pueblo Gunadule en Panamá. Mi familia Gunadule ha vivido en Abya Yala(América) durante miles de años. Nosotros los Gunadules nos reconocemos como hijas e hijos de la Madre Tierra. Porque de ella salimos, recibimos sus bondades y cuando morimos somos cultivados en ella. Mi pueblo, como uno de los muchos pueblos indígenas de Abya Yala, es uno de los pueblos que más sufre el impacto del cambio climático, a pesar de que los pueblos indígenas son los que más han cuidado y conservado el 80% de la biodiversidad del planeta.

Una de las amenazas que vivimos por el cambio climático es el desplazamiento  por el aumento del nivel del mar en nuestras islas, lo cual es profundamente doloroso y afecta nuestra identidad. Los Gunadules reconocemos que la crisis climática es una profunda crisis espiritual. Nuestra alienación con el creador y con la Tierra ha causado esta emergencia climática. En Romanos 8:22 Pablo nos dice que la creación gime y sufre dolores de parto. Esta metáfora de la creación como una mujer en dolores de parto es similar a una metáfora que canta mi pueblo Gunadule: “Así estamos unidos a la Tierra, como la madre ha estado unida a su bebé a través del cordón umbilical”. Así que este versículo nos resuena mucho. Todos sufrimos cuando la creación sufre porque somos parte de ella. Lamentamos las injusticias que se viven en nuestros contextos. Gemimos hasta no tener más aliento por la sequía, las inundaciones, la deforestación, la tierra que no produce por la violencia causada hacia ella, el desplazamiento forzado por quienes sufren por  las necropolíticas.

Estas realidades de injusticia eran muy similares en el siglo I y Pablo las conocía bien, a nivel económico y cultural debido al imperio y a nivel étnico-religioso por parte de algunos sectores de Jerusalén. ¿Cuál es el mensaje de esperanza en medio de este concierto de dolorosos gemidos? En los versículos que siguen hay una declaración que nos da esperanza: el Espíritu de Dios está trabajando en la restauración de toda la creación y nos llama a participar en esta liberación. Y esta liberación también incluye exigir desde nuestros contextos a los gobiernos y a la CMNUCC que escuche a los que están en la primera línea de la crisis y asegure de que sus voces estén en el centro de las conversaciones sobre el clima y la toma de decisiones.

Reafirme las obligaciones de proteger y respetar los derechos humanos, incluidos en particular los derechos de los pueblos indígenas, las mujeres y las comunidades locales. Reconozca el cambio climático inducido por el ser humano y la biodiversidad como parte de una misma crisis e implementar soluciones al cambio climático basadas en la preservación y la protección de la biodiversidad y restauración de ecosistemas lideradas localmente. Estas son algunas formas concretas en las que podemos tejer el llamado del evangelio de Jesús a vivir una convivencia ecológica justa, en una actitud de oración activa por quienes viven abrazando la justicia y la vida en abundancia, recordando que es el Espíritu de Dios es quien actúa activamente en la restauración de toda la creación. 

Gabbidalamargge Nue iddomalo. Como canta mi gente Gunadule, que nuestro espíritu se despierte con el canto del Creador.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *