El Comité Ejecutivo del CMI “reimagina el futuro” con un sentimiento de esperanza

Participantes en la manifestación del movimiento Viernes para el futuro (Fridays for Future) en Glasgow (Reino Unido) el 5 de noviembre de 2021 durante la cumbre del clima COP26 Fotografía: Marcelo Schneider/CMI

SUIZA-

Durante la reunión del Comité Ejecutivo del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) que tuvo lugar el 12 de noviembre —de manera presencial por primera vez en dos años—, el órgano rector comenzó sus deliberaciones con la perspectiva de reimaginar el futuro, esbozando algunas de las tendencias positivas y oportunidades que ha traído consigo la pandemia de la COVID-19, cuyo impacto ha sido, por lo demás, tan doloroso. La reunión se ha celebrado de forma híbrida en el Instituto Ecuménico de Bossey y por videoconferencia.

En su discurso de apertura, la moderadora del CMI, Dra. Agnes Abuom, afirmó que los reunidos podían celebrar la bondad del Dios vivo. 

“Como miembros del Comité Ejecutivo del CMI, nos reunimos después de un largo período turbulento para toda la humanidad y no menos para la comunidad del CMI y las iglesias miembros”, añadió. “Lo interesante es que la COVID-19 no nos ha traído solo dificultades, sino que es también una llamada de atención para que la comunidad internacional reflexione sobre cómo queremos y necesitamos impulsar la agenda global de desarrollo’.

En estas circunstancias, existen oportunidades para que hagamos cambios positivos en beneficio de la humanidad. Hace tiempo que el mundo podría haber experimentado una situación como la de la pandemia y, sin embargo, no estaba preparado para ello. ¿Cuáles son algunas de las tendencias positivas y oportunidades que el movimiento mundial en pro del desarrollo y la comunidad de iglesias pueden aprovechar para reimaginar el futuro?”
“La pandemia ha generado un nuevo sentimiento de solidaridad comunitaria”, prosiguió la Dra. Abuom. 

Las pandemias son una de las muchas preocupaciones mundiales que requieren una acción colectiva. En muchos sentidos, la COVID-19 ha sido una llamada de atención para la colaboración mundial.

El cambio climático es una cuestión prioritaria de seguridad mundial, y la respuesta debe estar a la altura”. 

En su informe de apertura, el secretario general en funciones del CMI, Rev. Prof. Dr. Ioan Sauca, afirmó que está convencido de que la reunión de casi una semana del Comité Ejecutivo del CMI fortalecerá el discernimiento y la toma de decisiones del CMI. “Agradezco la dedicación y el acompañamiento del equipo directivo del Comité Central y de los miembros del Comité Ejecutivo”.

También afirmó que el CMI ha entrado en una nueva fase de trabajo durante la pandemia: “La situación está volviendo a la normalidad, y se están reanudando los viajes para celebrar reuniones presenciales.

Sin embargo, aunque estemos volviendo a la normalidad, el mundo ha cambiado, y también lo han hecho nuestras formas de trabajar. Debemos seguir protegiéndonos los unos a los otros, así como a las personas con las que nos reunimos”.

El Rev. Prof. Dr. Sauca señaló que la emergencia climática es uno de los problemas más urgentes a los que se enfrenta el mundo en la actualidad. “Oro por que, al esbozar nuestros horizontes más allá de la próxima Asamblea, continúe nuestra peregrinación como respuesta al asombroso amor de Dios por toda la creación y por que el amor y la compasión de Cristo inspiren el testimonio común de las iglesias en favor de la reconciliación y la unidad”, concluyó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *