Visita a Casa Mambré: “cada historia tiene un mundo, o muchos”

Delegación de la FUMEC en Casa Mambré, Mx

MÉXICO-

Por Marcelo Leites

Ayer 25 de noviembre, visitamos Casa Mambré, en México, en el marco de la Asamblea de la FUMEC-Federación Universal de Movimientos Estudiantiles Cristianos en América Latina y el Caribe. Mambré es una casa de acogida para migrantes forzados, personas en tránsito y refugiados. Esta es la única foto que hay por razones de seguridad y es lo correcto ya que por factores externos, la identidad de las personas y la ubicación del centro, deben permanecer secretos. Sí, los coyotes y los traficantes van a reclutar migrantes a los centros, a extorsionar a los trabajadores y migrantes.

Allí llevamos a un grupo de jóvenes para comenzar un proceso de incidencia en este tema. La mayoría de las personas allí son del triángulo norte (El Salvador, Honduras, Guatemala) como casi todos los migrantes refugiados que atraviesan Sudamérica con el sueño de llegar a la frontera norte mexicana. Este proceso de « peregrinaje » incluye a la frontera sur que es actualmente la frontera más peligrosa del mundo y al mismo tiempo la más caudalosa (incluso más que las migraciones forzadas del norte de África hacia Europa). Estas personas huyen de la precarización de la vida: la pobreza, la exclusión y la violencia. A través de caravanas, emprendimientos individuales o familiares los migrantes atraviesan -en algunos casos-más de tres países con fronteras, desiertos, ríos. Pero también sortean a las maras, pandillas, redes de explotación sexual y de personas y la “migra” mexicana (que es a la que tienen mas miedo, no quieren ser deportados).

Algunas de las personas migrantes han demorado hasta 4 años en llegar al DF. Ellos y ellas son mujeres solas que viajan en grupo, familias que viajan con las caravana. niños y niñas no acompañadas (NNA), personas que han perdido miembros del cuerpo en el camino, con discapacidades, etc.

Todas sus historias estuvieron allí, presentes en el ambiente de intercambio, aunque la mayoría no hayan sido expresadas verbalmente. Porque lo que impacta, no sólo es aquello que se verbaliza, lo que impacta son las historias que por miedo y sufrimiento no son contadas, las que se quedaron al borde de esos labios temblorosos. No importa cuantas veces haya dialogado con migrantes o refugiados. Siempre es impactante y cada uno tiene una historia para compartir, cada historia tiene un mundo, o muchos.

El autor es Secretario Ejecutivo de la World Student Christian Federation (WSCF)

One comment on “Visita a Casa Mambré: “cada historia tiene un mundo, o muchos”
  1. Pingback: Jóvenes de FUMEC reafirman su compromiso para seguir tejiendo hilos de justicia – Tercer Cielo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *