Un volumen recién publicado analiza las raíces históricas del deseo de unidad cristiana

Fotografía: CMI

SUIZA-

CMIUn animado seminario en línea introdujo la tan esperada publicación “A History of the Desire for Christian Unity: Vol 1: Dawn of Ecumenism” (Historia del deseo de unidad cristiana: Vol. 1: Los albores del ecumenismo), el primero de tres volúmenes sobre la historia del ecumenismo.

Este volumen fue presentado por el Prof. Alberto Melloni, director del proyecto, y el Dr. Luca Ferracci, editor de la historia, de la Fundación para las Ciencias Religiosas de Bolonia, en el seminario en línea organizado por el Consejo Mundial de Iglesias (CMI) durante la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, celebrada del 18 al 25 de enero. 
Este primer volumen rastrea los orígenes de larga data del ecumenismo desde el siglo XIX hasta el pleno siglo XX.

Durante el saludo inicial del seminario en línea el 19 de enero, el secretario general en funciones del CMI, Rev. Prof. Dr. Ioan Sauca, compartió lo mucho que valoraba y acogía con beneplácito el proyecto.

“Pude conocer este proyecto cuando estuve en Bolonia el año pasado con motivo del Foro Interreligioso del G20 que acogió la ciudad, y doy gracias por este seminario en línea que permitirá que la publicación llegue a un público mucho más amplio”, dijo Sauca. “Necesitamos comprender y familiarizarnos con nuestro pasado para mirar hacia nuestro futuro, y este volumen nos ayudará a hacerlo”.

Hacer balance de nuestra historia puede ayudarnos a comprender mejor nuestras tareas para hoy y para mañana, añadió Sauca. “En su introducción al volumen, el profesor Melloni subraya que esta historia no debería entenderse como una historia institucional, ni como la historia de una institución ni como una historia producida por una institución”, dijo Sauca. “Echar un vistazo al índice de este primer volumen muestra las múltiples maneras en que las mujeres y los hombres manifestaron este deseo de unidad en sus vidas y testimonios desde el siglo XIX hasta mediados del siglo XX”.

Sauca expresó también su particular alegría por que el volumen se publique en el mismo año de la 11ª Asamblea del CMI. “Recuerda a todos aquellos que nos han precedido y a la historia en que se basa nuestro presente y futuro”, dijo. “Al observar el camino de las iglesias y del movimiento ecuménico desde nuestra asamblea fundacional en Ámsterdam en 1948 hasta Busan, los delegados de Busan quisieron poner de relieve que el ecumenismo, el deseo de unidad, consiste en avanzar juntos paso a paso, aumentar cada día la responsabilidad mutua, generar confianza los unos en los otros, profundizar las relaciones en el camino común, y encontrar respuestas creativas a desafíos viejos y nuevos en beneficio de todos”.

La pastora Laurence Mottier de la Iglesia Protestante de Ginebra ofreció una reflexión inicial sobre la unidad cristiana. “Al aceptar la incomodidad y los desafíos, he podido descubrir el gozo de celebrar con otros como hermanos y hermanas”, dijo. “He puesto la búsqueda de la unidad cristiana en el centro de mi ministerio en la Iglesia Protestante de Ginebra”. 

Melloni habló de cómo muchos estudiosos y colaboradores –128 en total– están contribuyendo a llevar a buen término los volúmenes y de la “dificultad de hacer una historia mundial”.

La complejidad y la importancia detrás del tema de la unidad cristiana es el motivo por el que el trabajo llenará tres volúmenes, dijo Melloni. 
Ferracci presentó una perspectiva general de todo el proyecto, e informó de que el tercer volumen se publicará en 2024. “Se dará espacio a las llamadas iglesias más nuevas y las iniciativas no denominacionales, y su repercusión en el movimiento ecuménico”, añadió.

Moderado por el Dr. Stephen Brown, editor de la revista del CMI The Ecumenical Review, el seminario en línea permitió a tres panelistas –el Prof. Dr. Michael Quisinsky, la Prof.ª Elisabeth Parmentier y el arzobispo Job de Telmessos– compartir sus historias ecuménicas personales y sus reacciones al nuevo volumen.

Quisinsky compartió por qué el ecumenismo es importante para él, y por qué cree que analizar la historia permitirá comprender mejor el deseo de unidad cristiana. “Parece todavía más necesario aclarar la naturaleza de este deseo”, dijo.

Parmentier, que nació cerca de Estrasburgo en la frontera entre Francia y Alemania, habló de cómo la historia de su propia familia incluye cambios de cultura e idioma, al igual que ocurre con la historia del ecumenismo y del cristianismo. “Nunca he entendido las Escrituras de manera diferente a esa”, dijo. “Como investigadora, quiero trabajar en esa dirección”.

El arzobispo Job compartió su historia ecuménica personal, que abarca estudios de doctorado, docencia e investigación en muchas instituciones de prestigio, así como servir en la actualidad como representante del Patriarcado Ecuménico ante el CMI. “Fue una gran aventura, y espero con interés los próximos acontecimientos de esta aventura ecuménica”, añadió.

En los tres volúmenes de la historia, estudiosos de diferentes continentes y disciplinas analizarán el papel de las personas y grupos, las asambleas, los documentos y programas, y las teologías y prácticas en la historia del ecumenismo y del movimiento ecuménico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *