Día de las personas refugiadas: garantizar el derecho a solicitar asilo es obligación del Estado

ARGENTINA-

El cierre de fronteras terrestres durante la pandemia afectó a miles de personas que por motivos de fuerza mayor emprendieron riesgosos viajes hasta la Argentina. Además, implicó que fuera imposible solicitar asilo ante autoridades en pasos fronterizos. En el Dia del Refugiado, la Comisión Argentina para Refugiados y Migrantes- CAREF nos trae fragmentos del informe “Fronteras cerradas por pandemia”.


Entre marzo de 2020 y noviembre de 2021, las fronteras terrestres estuvieron cerradas, y esta medida, que buscaba proteger la salud pública, implicó en la práctica la suspensión de dos derechos fundamentales consagrados en nuestra legislación nacional: el derecho a migrar y el derecho a pedir asilo.


En mayo de 2020 se implementó un sistema de acceso online al procedimiento de asilo para quienes ya habían ingresado al país, pero este mecanismo fue discontinuado en agosto de 2021. La alternativa indicada por las autoridades en aquel momento era iniciar físicamente la solicitud en una delegación de migraciones, aunque la misma estuviera a kilómetros de la frontera. Pero en las oficinas migratorias se desalentaba la vía del asilo y se emitía a las personas un certificado de Control de Permanencia donde constaba el ingreso por un paso no habilitado.


Actualmente, quienes poseen estos certificados están recibiendo notificaciones para abandonar el territorio bajo apercibimiento de expulsión. A su vez, una de las respuestas que los funcionarios están brindando a las personas afectadas por este problema es salir del país para luego volver a ingresar por paso habilitado desconociendo que muchas familias, en particular aquellas en condición de mayor vulnerabilidad, no pueden emprender semejante “aventura”, aún más sin tener claro cómo será el procedimiento posterior para acceder efectivamente a la documentación. 


Nos preocupa la falta de respuesta acorde a las circunstancias excepcionales que motivaron estos ingresos, desconociendo la obligación del Estado de favorecer y garantizar el ingreso regular a territorio, el derecho al asilo y a la regularidad migratoria.


En todo el mundo, la pandemia ha incrementado la pobreza, la recesión y la desigualdad. En Argentina, además de las 120.000 muertes registradas hasta fines de 2021 quedan millones de personas heridas: porque padecieron la enfermedad, porque perdieron a seres queridos, porque quedaron sin trabajo o sin vivienda, porque su vida se volvió más incierta y más frágil. Entre las personas heridas y vulnerables, varios miles lo son por motivos administrativos, en particular por los regímenes de frontera, migratorios y de asilo. Son las personas que, luego de tránsitos inseguros y riesgosos, esperaron días o semanas en las zonas de frontera para ingresar al territorio por un paso habilitado, y no lo lograron. Son las personas que no han podido iniciar o continuar sus solicitudes de asilo o sus trámites de permanencia, y no han obtenido nunca o han perdido una residencia regular. Son las personas preocupadas por la salud y la educación de sus niños y niñas, que no logran obtener el DNI. Son las personas que todas las semanas consultan el estado de su trámite, a la espera de alguna solución.


Hoy, es indispensable una firme decisión política e institucional que contribuya a sanar las heridas de la pandemia. En lo que respecta a las personas migrantes y solicitantes de asilo, proteger, documentar e igualar es la vía más directa a una sociedad más justa.


LINK  al informe “Fronteras cerradas por pandemia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *