Pastoral Social Evangélica se solidariza con las organizaciones sociales que sufren persecución

ARGENTINA-

La Pastoral Social Evangélica expresa solidaridad con las organizaciones sociales y populares del país, formas organizativas y comunitarias que fue construyendo el pueblo, como herramientas para enfrentar el hambre y la desocupación, el descarte y la desidia de las últimas décadas hacia los sectores populares. “Desde nuestra fe evangélica, comprometida con la plenitud de la vida y los derechos de las personas abrazadas por el amor de Jesús, exigimos el cese de la persecución a los movimientos populares y a sus referentes, nos unimos en oración por cada familia, por los trabajadores y las trabajadoras que son parte de la comunidad organizada expresada en cada uno de los movimientos populares”, dicen.

Nos preocupa que se intente endilgar la responsabilidad política del fracaso de las gestiones de los últimos gobiernos a las organizaciones populares. Hace meses que, desde sectores políticos, el poder económico y judicial se ha desatado una feroz campaña mediática que, lamentablemente, también encontró eco en figuras políticas del campo nacional y popular, pues ven como amenaza el desarrollo de los movimientos que construyen poder popular en cada rincón de nuestra patria, que generan herramientas sindicales, que desarrollan propuestas políticas y que elaboran leyes y alcanzan representación parlamentaria para defender y sostener la vida, organizando la economía popular, ampliando y promoviendo derechos, desenmascarando la injusta distribución de la riqueza y la acumulación en pocas manos. 

Afirman que quienes son responsables de la crisis que atravesamos, “creen privativo de una elite pensar y gobernar el destino de nuestra patria, y se escandalizan cuando ven a las y los que dejaron afuera de los modelos políticos y económicos, construir una salida a la crisis y empujar una propuesta de país con una economía al servicio del pueblo, que preserve la soberanía y los bienes comunes, que sacie las necesidades de todas las personas, que permita el desarrollo de la vida y que garantice los derechos básicos para vivirla dignamente”.

Llaman a las organizaciones populares y a las centrales sindicales a ser constructoras y artesanas de los máximos niveles de unidad, a fortalecer la fe, la espiritualidad y la religiosidad popular en esta lucha, a unir desde abajo las fuerzas contra todo aquello que atente contra la dignidad de nuestro pueblo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *