AIPRAL: La agenda 2030 y la voz profética de las iglesias

URUGUAY-

Del 5 al 15 de julio se desarrolló el encuentro 2022 del Foro Político de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (conocido por sus siglas en inglés HLPF). En esta instancia se evalúa y direcciona las acciones de los diferentes gobiernos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030. Rev. Dan González-Ortega, director continental de justicia y comunión de la Alianza de Iglesias Presbiterianas y Reformadas de América Latina-AIPRAL, participó del evento y enfatizó en la importancia de las iglesias y alianzas interreligiosas para apuntalar el objetivo 10: reducir las inequidades.

Integrado por los Estados Miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el Foro Político de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible fue creado como el foro intergubernamental central para el seguimiento y examen a nivel mundial de la Agenda 2030 y de sus 17 ODS. Reemplaza a la Comisión de Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible y proporciona el liderazgo político, la orientación y las recomendaciones para implementación, seguimiento y monitoreo de esta agenda.

Bajo el tema “Reconstruir y mejorar a partir de la COVID-19 mientras se avanza en la implementación total de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, la sesión del Foro tuvo lugar en la sede de la ONU en Nueva York, hospedado por el Consejo Económico y Social (ECOSOC). Gracias a la representación en dicha agencia de la Iglesia Presbiteriana de los Estados Unidos de América  (PCUSA), AIPRAL estuvo presente en la figura del director continental de justicia y comunión, Rev. Dan González-Ortega, de la Comunión Mexicana de Iglesias Presbiterianas y Reformadas (CMIRP).

Las Organizaciones Basadas en la Fe (OBF), entre las cuales nos encontramos las iglesias que conformamos AIPRAL, tenemos una tarea irrenunciable y única: la voz profética. Sí, esa impronta evangélica que hoy día se traduce en incidencia pública. Parte de la misión de nuestras iglesias debe ser caminar en cooperación interreligiosa recordando a los estados, a sus jefes de gobierno principalmente, los compromisos que nuestros países firmaron para caminar en favor del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030. Lograr el avance en cada meta es importantísimo pero, en alianza con otras OBF, podemos hacer del Objetivo 10 (reducir las inequidades), un eje transversal que nos involucre a todas las partes e impacte en todas partes. Como Juan Calvino afirmó en el siglo XVI: «El mundo es el escenario de la gloria de Dios», dice González Ortega.

«Escuchamos los informes de los gobiernos, tomando particular atención en los poquísimos países Latinoamericanos que rindieron cuentas, con el fin de tener parámetros de análisis para la incidencia. Entre ellos se destacan los informes de Argentina, Uruguay y El Salvador», señala Dan, con diferentes aceptaciones y comentarios, algunos divergentes, por parte de las organizaciones sociales presentes en el Foro. La rendición de cuentas por parte de los gobiernos es voluntaria, valorando la participación de Argentina por tercera vez consecutiva, como único país en el mundo en hacerlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *