El secretario general del CMI espera que la asamblea de Alemania movilice la acción por la justicia climática

Rev. Prof. Dr. Ioan Sauca, secretario general en funciones del CMI. Foto: Albin Hillert/CMI

SUIZA-

CMI-El Consejo Mundial de Iglesias (CMI) espera que su asamblea de finales de agosto, en Karlsruhe, plantee la cuestión de la justicia climática y subraye la necesidad de cuidar de la Creación, dice el secretario general en funciones del CMI, el Rev. Dr. Ioan Sauca.

“Si no cambiamos nuestro comportamiento, en cincuenta años nuestro planeta será inhabitable”, dijo Sauca el 12 de agosto en Ginebra, donde el CMI tiene sus oficinas. “Debemos actuar ahora”, dijo.
Se esperan más de 4.500 participantes en la 11ª Asamblea del CMI, que se inaugurará en Karlsruhe el 31 de agosto y se prolongará hasta el 8 de septiembre, en torno al tema “El amor de Cristo lleva al mundo a la reconciliación y la unidad”.
“En la Asamblea, se pedirá a los dirigentes que actúen ahora para cuidar nuestro planeta común, la Tierra”, explicó Sauca.

La primera sesión temática plenaria del encuentro tendrá lugar el 1 de septiembre, fecha en que todas las iglesias del mundo celebran el Día de la Creación, señaló Sauca.

“Durante esa primera sesión temática, se insistirá en gran medida en la Creación”, dijo Sauca. “Es una cuestión teológica. El plan de Dios en Cristo era también la reconciliación y la sanación de toda la Creación.

Sauca anunció que en Karlsruhe se transmitirán mensajes de dirigentes cristianos mundiales, entre ellos Su Santidad el patriarca Ecuménico Bartolomé I y Su Santidad el papa Francisco, que destacarán la importancia de la Creación de Dios.

Recordó que el CMI ha encabezado durante mucho tiempo los esfuerzos para poner la cuestión de la justicia climática en la agenda mundial, y que desempeñó un papel importante en la COP21, la conferencia sobre el clima celebrada en París en 2015.

Peregrinos climáticos de todo el mundo, algunos procedentes de Alemania, se reunieron en la capital francesa en 2015 para exigir medidas en favor de la justicia climática y mostrar su apoyo al cuidado de la Creación.

“El CMI aborda la Creación no como una cuestión de moda de nuestro tiempo, sino como un elemento básico de su propia identidad”, dijo Sauca.

Antes de la COP26, celebrada en Glasgow en 2021, Sauca se unió a otros dirigentes religiosos en Roma, desde donde pidieron a los líderes mundiales que reconocieran el carácter urgente de la crisis y que tomaran medidas para preservar la Creación de Dios.

El CMI es la única organización religiosa que ha tenido una presencia permanente en el proceso de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), señaló Sauca, y ha estado presente en todas las conferencias de las Naciones Unidas sobre el clima, desde la Cumbre de la Tierra de 1992, en Río de Janeiro.
Es más, el CMI fue una de las principales voces que alertaron sobre los peligros que amenazaban al medio ambiente, incluso antes de la cumbre de Río, dijo Sauca.

En 1974, el CMI organizó una conferencia mundial sobre Ciencia y Tecnología para el Desarrollo Humano, desde donde se hizo un llamado a una “sociedad sostenible y justa”. En 1979, se celebró una conferencia del CMI en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (EE.UU.) en la que se advirtió sobre el cambio climático debido a la acumulación de dióxido de carbono.

Sauca dijo que la celebración de la asamblea del CMI en Karlsruhe pondría de relieve los esfuerzos de las iglesias y del pueblo alemán como ejemplos del cuidado de la Creación. Estos se remontan a la década de 1970, cuando el compromiso del CMI con el medio ambiente ayudó a estimular el movimiento ecológico en las iglesias de la República Democrática Alemana, la Alemania del Este.

Sauca alabó la reciente declaración de la ministra de Asuntos Exteriores alemana, Annalena Baerbock, de que la crisis climática “es ahora el mayor problema de seguridad al que se enfrentan todas las personas de la Tierra”.

El secretario general en funciones regresó a Ginebra el 8 de agosto, tras lo que describió como una conmovedora visita de seis días a Ucrania, para mostrar su solidaridad con el pueblo de ese país y velar por que las voces de Ucrania estén presentes en la asamblea del CMI en Karlsruhe.

Contó que habían dicho al equipo del CMI que visitó a los cristianos y a las iglesias de Ucrania que ellos eran los primeros dirigentes religiosos de alto nivel que visitaban las parroquias locales de ese país.

“Fuimos allí con el mandato de nuestros órganos rectores de garantizar la participación ucraniana en Alemania y de dar la palabra a los ucranianos para que hablen de sí mismos”, dijo Sauca.

El principal órgano rector del CMI, el Comité Central, había debatido en junio una propuesta para suspender la condición de miembros de la Iglesia Ortodoxa Rusa, pero llegó a la conclusión unánime de que el CMI debe seguir siendo una plataforma abierta en la que las iglesias se reúnan y se cuestionen entre sí.

El CMI reúne a las personas, “no porque estén de acuerdo, sino porque están en desacuerdo”, dijo Sauca. “Sin embargo, decir esto no significa que estemos de acuerdo con la guerra que se inició el 24 de febrero”, continuó. El Comité Central del CMI calificó esa acción de guerra ilegal e injustificable infligida al pueblo y al Estado soberano de Ucrania.

En referencia a la situación en Israel y Palestina, Sauca dijo que el CMI no adopta un enfoque unilateral. El CMI ha reconocido al Estado de Israel desde su creación en 1948, ha afirmado las garantías de las Naciones Unidas que velan por su existencia, ha reconocido el derecho de Israel a proteger a su pueblo en virtud del derecho internacional y ha apoyado las garantías de la integridad territorial de Israel y de todas las naciones de la región.
El CMI ha pedido sistemáticamente el fin de la violencia, ha denunciado todas las formas de antisemitismo, ha pedido el fin de los asentamientos ilegales en los Territorios Palestinos Ocupados y ha promovido una solución negociada de dos Estados para el conflicto en esa zona.

“Y esperamos”, dijo Sauca, “que un día estos dos pueblos lleguen a cohabitar juntos en el camino de la paz, de la reconciliación, de la paz justa”.


El Rev. Prof. Dr. Ioan Sauca fue entrevistado por el Dr. Stephen G. Brown, editor de la revista del CMI, The Ecumenical Review.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *