Estocolmo+50: Presentan informe sobre el rol de organizaciones basadas en la fe en el cuidado del planeta

ARGENTINA-

La Asamblea General de la ONU acordó convocar una reunión internacional “Estocolmo+50: un planeta saludable para la prosperidad de todos: nuestra responsabilidad, nuestra oportunidad”, en Estocolmo los días 2 y 3 de junio de 2022, durante la semana del Día Mundial del Ambiente. En se marco, representantes de organizaciones religiosas de todo el mundo, firmaron en mayo 2022 la declaración interreligiosa dirigida a los gobiernos, entidades del sistema Naciones Unidas, sociedad civil. El informe “Estocolmo+50 y organizaciones basadas en la fe: las creencias religiosas, las personas y el planeta en la era del antropoceno” será presentado el jueves 25 de agosto en el edificio de la Cancillería argentina, con la participación del Centro Regional Ecuménico de Asesoría y Servicio-CREASCREAS.

Estocolmo+50 conmemora la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano de 1972 y celebra 50 años de acción medioambiental mundial.

En distintos países – entre ellos Argentina-, durante marzo y abril se realizaron los “Diálogos Nacionales rumbo a Estocolmo”, un proceso participativo, multiactoral y colaborativo con foco en recomendaciones que contribuyan a la dimensión ambiental de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Las mismas fueron recogidas en un Informe, que narra la preparación de Argentina hacia Estocolmo + 50, iniciativa impulsada por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MAYDS), el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto (MRECIC), la Embajada de Suecia en Argentina y ONU Argentina.

La protección del medio ambiente no ha estado ausente del enfoque de los líderes religiosos y las organizaciones basadas en la fe. Las tradiciones religiosas tienen un historial de acciones ambientales positivas para proteger los bosques, conservar los espacios naturales, abogar por los derechos humanos y de la naturaleza, y por una relación más armoniosa entre las personas y el planeta. La fe, los valores y la ética son cruciales para el desarrollo sostenible.

La declaración afirma que los líderes y actores religiosos tienen el potencial de desempeñar un papel esencial en la configuración de la gobernanza ambiental global y la formulación de políticas. “Las tradiciones que representamos tienen capacidades únicas para convencer, convocar y aportar sustancia significativa, moral, económica, espiritual y social a las deliberaciones públicas”, dice el mensaje. “La Declaración de Estocolmo de 1972 reconoció y se refirió a la necesidad del crecimiento espiritual de los seres humanos para vivir en armonía con la naturaleza”.

El objetivo del Diálogo intergeneracional “Estocolmo+50 y organizaciones basadas en la fe: las creencias religiosas, las personas y el planeta en la era del antropoceno”, es generar un espacio de intercambio intergeneracional entre líderes religiosos, referentes de organizaciones religiosas y los líderes juveniles de organizaciones religiosas, que comprometidos en la acción climática y la sostenibilidad, puedan brindar sus perspectivas, testimonios y propuestas de cómo la fe impacta en la relación entre las personas y el planeta, inspirando y promoviendo prácticas innovadoras sostenibles e inclusivas de desarrollo humano.

Antonio Guterres, secretario general de Naciones Unidas en su informe “Nuestra Agenda Común”, expresó que “El bienestar y, de hecho, el mismísimo futuro de la humanidad dependen de la solidaridad y de que trabajemos codo a codo como una familia mundial en pos de objetivos comunes”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *