El proceso constituyente y su futuro después del Plebiscito

CHILE-

Luego de un año de intenso trabajo en la Convención Constitucional para ponerse de acuerdo sobre un nuevo texto constitucional y dos meses de campaña informativa para dar a conocer y ayudar a comprender el contenido, una amplia mayoría de la ciudadanía rechazó la propuesta constitucional. Desde la noche del 4 de septiembre y hasta la fecha, muchas han sido las reacciones, y opiniones para intentar buscar las razones que, para muchos, es un resultado incomprensible.Para lograr comprender, recoger lecciones y corregir errores que permitan continuar con este importante proceso constitucional, la reflexión de aquellos que jugaron un rol protagónico en la Convención Constitucional es muy importante y necesaria. Gracias a la Fundación Casa Común podemos compartir el documento “El proceso constituyente y su futuro después del plebiscito”, elaborado por Fernando Atria, Constituyente y Presidente de esa organización

La Convención Constitucional debió operar bajo condiciones adversas que no eligió: extrema desconfianza inicial entre sus miembros, sin articulación política externa a la Convención (que es lo que en circunstancias distintas habría podido proveer los partidos políticos), con una composición que implicaba que el bloque de dos tercios capaz de proponer a Chile una nueva Constitución solo podría construirse en conversación con los colectivos de independientes, que representaban grupos que se entendían a sí mismos como tradicionalmente excluidos y que entonces no llegaban precisamente agradecidos por su inclusión”, dice Atria.

¿Qué fue lo rechazado?, se pregunta el autor y responde:


En el plebiscito del 4 de septiembre cada votante debía asumir una posición binaria respecto de una cuestión compleja. En las escuelas de derecho la Constitución se estudia por 2 o 3 semestres como un ramo obligatorio. Los votantes debían formarse una opinión sobre la Constitución por su propia cuenta en solo dos meses.
Esto es importante al momento de interpretar el resultado del plebiscito. En particular, significa que no es razonable entender que el voto Apruebo significaba conocimiento y aceptación de cada norma de la propuesta y el voto Rechazo lo contrario. Durante la campaña diversos sectores del propio Rechazo afirmaron estar de acuerdo con distintos
aspectos de la propuesta de nueva Constitución, lo que muestra la fuerza ya innegable de la demanda de transformación a la que hemos hecho referencia. En efecto, la campaña del Rechazo buscó convencer al público de que votar rechazo no significaba oponerse al Estado social, a la paridad, al reconocimiento de los pueblos indígenas y del carácter multicultural de Chile (aunque si a la plurinacionalidad), etc. Por consiguiente no solo esas idas no fueron rechazadas, sino que en la campaña se mostraron como ideas comunes…
Pero es evidente que hay algo que sí fue rechazado. En mi opinión, lo rechazado fue la forma que la propuesta transformadora demandada por la sociedad había asumido en el texto aprobado por la Convención constitucional.

Enlace para leer o descargar el texto: https://www.lacasacomun.cl/_files/ugd/0626d9_8d40ab447d4e444d8cc93310d4cab8fb.pdf

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *