CAMINATA “Voces de fe por una transición energética justa”

COSTA RICA-

Por Karla Ann Koll-

La crisis climática nos impulsa a leer de nuevo nuestros textos antiguos, nuestras historias sagradas. Basta con escuchar las noticias para darse cuenta del impacto del cambio climático. ¿Qué nos dice la Biblia al respecto?Dios pone en el huerto al ser humano, criatura formada de tierra fértil y le asigna una tarea, cultivar y cuidar. El ser humano encuentra su identidad y su propósito en su relación con la tierra, cultivarla y cuidarla.

Sin embargo, hoy hay tantas formas de cultivar que no cuidan la tierra, que dañan los ecosistemas y las especies que viven en ellos.El huerto creado por Dios es un lugar muy productivo. ¡Miren cuantos árboles producen frutas! La tierra cultivada con cuidado, cuida los ciclos de vida.

Pero no todo lo que existe en el huerto esta a disposición del ser humano. Hay una prohibición; “De este árbol,” dice Dios, “no comerás”, ¿será que este árbol nos indica que no toda la creación es para el uso del ser humano? Dios nos advierte claramente, sí se sobrepasan los límites habrá muerte y destrucción.

¿Podemos, en las alertas de la comunidad científica y en los vientos cada vez más fuertes de los huracanes, escuchar la voz de Dios diciéndonos, “no tocarán estos pozos de petróleo, porque al tocarlos, morirán”? Este texto antiguo nos viene de una cultura agraria y nos recuerda que los seres humanos somos hechos de tierra y para la tierra, para cultivarla y cuidarla.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *