Intento de Golpe de Estado: Enemigos de la democracia

ARGENTINA-

Por Diego Ramos-

Los seguidores de Jair Bolsonaro se quitaron las máscaras y mostraron al mundo el deseo de desatar una guerra en defensa de los mismos intereses de siempre. Orquestado por los señores que se creen dueños del destino de los pueblos, intentan un golpe de Estado y una guerra civil para derrocar al presidente Lula da Silva. 

Ya supieron ensayar los recursos de destituir presidentes en nombre de Dios con la Biblia en la mano y de recurrir a la justicia para hacer efectivo la caída de presidentes electos por el voto popular en la región. Estas derechas pos fascista  tienen una agenda, una hoja de ruta configurada exclusivamente para sus bases leales. Enemigos de la democracia, saqueadores de las instituciones, angurrientos, depredadores que solo se apoyan en la plataforma de un culto a la personalidad de su líder Bolsonaro (admirado por Mauricio Macri, imitado por Javier Milei) y el desprecio a las expresiones plurales y soberanas que convierten al adversario en un enemigo a muerte.

Bolsonaro y otros referentes políticos más de la región creen y promueven la “democracia antagónica”, es decir en la versión amigo-enemigo ¿acaso alguien duda que el triunfo de Bolsonaro en las elecciones había señalado la llegada a la región de aquellas tendencias de extrema derecha que se manifestaban por el momento restringidas a Europa y Estados Unidos?   Nada nuevo bajo el sol. Como señalara Álvaro García Linera en una conferencia dictada en Argentina en 2016, estos son restauradores, no son portadores de un proyecto de futuro; son zombis, muertes vivientes. Estos desenmascarados que no conciben al poder como construcción, todo lo contrario, lo asaltan, lo toman, muy lejos sobre los idearios de lo que es la política, niegan siempre, los proyectos de unidad y emancipación. No solo van contra el gobierno de Brasil, van contra el compromiso y pensamiento social latinoamericano de integración: la independencia (la autonomía) y el desarrollo.    

Con los acontecimientos en Brasil,  los bolsonaristas renuncia a la democracia y ponen en riesgo la estabilidad política y la paz regionales. Democracia Para Siempre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *