Fernando Forgioni: “Tenemos que salir de nuestros templos a exigir que no cambie el clima”

Fernando junto a Hoesung Lee. Presidente del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (Foto de Facebook)

ARGENTINA-

La COP26, que tendrá lugar a finales de este año, es la 26 a sesión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). La conferencia tiene como objetivo acordar y acelerar la acción sobre el Acuerdo de París. Después de la suspensión de la Conferencia de las Partes (COP) en 2020 a causa de la pandemia, el 31 de octubre será el turno de la nueva COP 26 esta vez en Glasgow, Reino Unido.

Fernando Forgioni, docente e investigador de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), fue convocado nuevamente para participar en el encuentro mundial sobre cambio climático de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Desde ALC Noticias dialogamos con él.

Entrevista: Claudia Florentin

1- Contamos qué puede esperarse de esta Cumbre

Lo que se puede esperar es muy distinto a lo que esperamos nosotros, o sea la esperanza que tenemos, valga la redundancia. Yo te hago dos diferencias: la COP tiene que ser una bisagra entre un antes y un después en la política climática. Yo soy científico del clima, no me dedico a la parte política pero tiene que ser esto es un antes y un después en acciones concretas. Porque no hay mas tiempo. O sea, hace mucho que se dice que no hay más tiempo, pero el problema ahora es que además de no haber tiempo los daños ya están hechos, entonces por más que hagamos algo contundente ahora, va a pasar mucho tiempo hasta que podamos revertir los daños. Y hablo de cientos de años, algunos cambios no son reversibles en el corto plazo en el sistema climático. Entonces ¿qué se puede esperar de esta cumbre? Eso (justo me enteré que va Joe Biden) esperamos con muchas ansias que los compromisos sean verdaderos, al menos de los grandes emisores.

A Argentina no le tengo fe ya, subsidiando a Vaca Muerta no le tengo fe. Pero por lo menos de los grandes emisores que son China y Estados Unidos, capaz que eso por ahí mueva un poco más la rueda para que otros países empiecen la descarbonización de sus economías. Tenemos a Brasil acá al lado que niega el cambio climático. Así que eso es un poco lo que se puede esperar de la COP.

2- ¿Cómo explicarías en forma simple la situación actual del planeta?

Y yo te diría terapia intensiva. Terapia intensiva con secuelas. Porque cuando uno sale de terapia tiene que hacer una recuperación y muchas veces le quedan secuelas. Bueno, esto serían secuelas que vamos a dejar nosotros por el accionar que tenemos como sociedad. El planeta está en terapia intensiva, está entre la vida y la muerte y lo que hagamos hoy va a dejar secuelas en el sistema climático en el mediano plazo, porque nosotros, muchos de nosotros no vamos a estar ya cuando desaparezcan estas secuelas, pero van a desparecer en algún momento si hacemos las cosas bien hoy. 

Hoy significa el corto plazo, año 2030 como mucho, porque estas cosas no se pueden hacer de hoy para mañana. Pero bueno, esa es la situación del planeta.

3- ¿Cuál es tu rol en esta cumbre?

Mi rol en esta cumbre es de observador. En realidad la Cop está abierta para ciertas ONG que tienen acceso; lo que se trata de garantizar es que haya más voces en las negociaciones. Pero qué pasa verdaderamente? Las negociaciones siempre llegan con todo hecho. Allá es “bueno, discutimos, que se yo” pero no mucho más que eso porque los acuerdos ya están hechos desde antes.

Lo que sí en la COP es clave la participación de las organizaciones civiles, en este caso una organización como Tearfund (que apoya su viaje), o cualquier otra organización, porque lo que se hace ahí es incidencia. Son lugares de protesta, son lugares clave para contactar con ciertos funcionarios o con ciertas personas a las cuales uno no tiene acceso en la vida diaria, y dar a conocer cosas que pueden llegar a tener un impacto en la sociedad. Protestar es muy difícil porque te sacan. Hay mucha seguridad. Me refiero a protestas mal llevadas a cabo porque algo más pacífico sí se ha hecho y se hace. Bueno, Climate Action Network-CAN siempre hace ese tipo de cosas. Así que el rol de los observadores, si bien no participan en las negociaciones directamente, para mí, es clave. Porque si la sociedad civil no está, no hay nadie que demande los derechos que tenemos como seres humanos. Entonces el rol de la sociedad civil en este tipo de eventos es clave.

4- Sos un experto y un hombre de fe ¿Desde el cristianismo que herramientas, conceptos encontrás para tu tarea?

Gracias por lo de experto! Mi fe me ayuda a hacer las cosas bien, a querer siempre la excelencia en lo que hago, y a querer siempre no destacar. En realidad uno siempre quiere escribir un paper que haga un buen hallazgo, que haga una buena contribución a la humanidad ¿no es cierto? Es como demasiado ambicioso pero uno siempre quiere tener un buen resultado en sus investigaciones, un buen aporte. Yo siempre le digo a todo el mundo que me pregunta-tengo algunas becarias que trabajan conmigo- y siempre les digo: “chicas, ustedes tienen que pensar que todo lo que hacen tiene que ser una contribución para la sociedad”.

Mi directora de tesis es cristiana, y mi codirector es sacerdote, Fray Carmelo, un investigador del Conicet también que estuvo participando en la redacción de Laudato Si. Estoy rodeado de gente de fe, yo tengo suerte. Pero creo que mi fe me ayuda, si bien no es algo que se ande profesando por los pasillos de los encuentros, me apuntala para hacer siempre las cosas bien, o tratar de hacerlas bien porque me equivoco obviamente, y buscar siempre la excelencia, y buscar que las cosas que yo hago no sean con un fin egoísta si no que sean para beneficio de otros. Yo creo que ese es el punto más álgido.

Creo que los principios básicos del cristianismo son super super super válidos y, no es importante la Palabra si no es de ayuda para alguien que está en estos entornos. El entorno de la ciencia es muy duro, estás siempre bajo evaluación, te están siempre mirando. La fe me ha ayudado a superar muchas veces ese tipo de cosas. También estar rodeado de gente de fe ha sido para mí maravilloso. También he conocido gente no profesa la fe cristiana pero que han sido maravillosas personas. Creo que Dios se manifiesta en todos lados donde estamos; yo pasé por muchos lugares, me viste en la consulta del Fraternidad Teológica, realmente la teología no es mi fuerte, no es para mí, mi lugar está acá, y lo acepto y bueno, lo disfruto, es lo que me gusta. Creo que Dios se manifiesta en todos lados donde estamos, pero creo que la fe me ha dado esas herramientas para llevar adelante mi vida como becario y como futuro científico.

5- ¿Qué aportes crees que podemos hacer y debemos como comunidades de fe en este tema?

Yo lo voy a distinguir en dos partes a las tareas y cuestiones que tenemos que llevar adelante como comunidad de fe. Yo creo que como comunidad de fe, el primer paso que tenemos que hacer es instaurar que esta discusión se vea dentro de las iglesias porque si bien este tema está planteado en muchos lugares del mundo, en muchas esferas sociales, en muchas iglesias si, pero en muchas otras no. Estos temas ni se tocan, con la falsa creencia de que la política no es compatible con el deber de un cristiano. Y bueno, vos mejor que yo lo sabés, somos todos seres políticos, entonces es inherente que algo tenemos que hacer.

Yo creo que esa es la primer tarea, y la segunda es algo que en última COP se habló mucho. Naciones Unidas pedía a los movimientos religiosos que educaran a sus fieles en este tipo de cosas, en la crisis ambiental, en la crisis climática en la que vivimos. Porque nosotros somos cristianos, somos un montón, podemos ejercer una enorme influencia por sobre los gobiernos del mundo.

No sé si pensaría en programas de capacitación en las iglesias, pero primero que nada tenemos que ser conscientes, no sé si es del poder, bueno sí es poder lo que tenemos también, pero tenemos que ser conscientes de que podemos hacer un cambio muy impactante en la sociedad. Porque somos una de las religiones mas numerosas del mundo, entonces yo creo que nuestro deber es primero que nada animarnos a salir de nuestros pequeños templos a exigir el derecho de que no cambie el clima. ¡Eso es un derecho!

Hace poco se instauró en Naciones Unidas que las generaciones tienen el derecho a un ambiente sano, entonces tenemos que salir a exigir ese derecho, y si no podemos hacerlo porque nuestra congregación es muy pequeña y no sabemos por dónde empezar, siempre va a haber alguien que esté haciendo algo cerca nuestro. Podemos sumar nuestro apoyo a un montón de gente.

Hay un montón de gente que sufre los efectos del cambio climático. Te cito una frase de la Biblia, “Cuando lo hiciste por el más pequeño lo hiciste por mí…” ¿Quién es mi prójimo? Todas y todos son nuestro prójimo, entonces creo que si no tenemos ideas en nuestra congregación siempre podemos sumarnos a otros para hacer lo que se debe.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *